junio 17, 2010

Junto a ti... Capitulo 2

Feliz cumpleaños mi Annie!! Sabes que te deseo lo mejor nena!!

Te amoo mi amorchito xD


Felicidades!!











































Capítulo 2: Quien dijo que es fácil?..


---POV TAYLOR---


Definitivamente debí de haber despertado más temprano. Pensé mientras me ponía una playera negra a toda velocidad.
Mi celular sonaba como si su propósito fuera el desesperarme y sacarme de quicio. Lo revise y por enésima vez mire el número de mi publicita. Habia unas 12 llamadas extras de mi agente. Acaso no sabían que si no contestas al 3 timbrazo es porque no estas disponible y no puedes contestar?. Negué ante tal hecho. Algunas veces la vida se complica. Pensé tomando la chaqueta que tenía a la mano, me coloque los lentes Ray Ban obscuros que a estas alturas ya eran indispensables en mi guardarropa diario.

Se me había olvidado que el día de hoy tenía una sesión de fotos. Maldecí. Hoy también era el cumpleaños de Jason mi mejor amigo y por esto no podría ir. Disfruto mucho la fama quien no? Pero hay días como este viernes en el que desearía que todo fuera simple y un poco más fácil.

Mire a mi madre al bajar las escaleras a toda velocidad. Me murmuro algo acerca de mi falta de seriedad en cuanto a los compromisos. Pero es algo que quizás a mis 18 años no puedo manejar completamente. No me refugio entre excusas pero creo que merezco un cierto merito por intentarlo.

Saque las llaves de mi auto, la muestra de vanidad que poseo; mi Audi R8, mi adquisición con mayor aprecio. El encender el motor es relajante, la sensación de tenerlo realmente es embriagante. Sé que debo llegar lo antes posible con mi agente antes de que le dé un infarto. Steve ya no es un joven como para aguantar la presión, pero es el mejor en lo que hace.

Al llegar me topé con un fotógrafo quien no dejaba de gritar, como si no lo pudiese escuchar a los escasos 2 metros de distancia.

En la recepción Cristina su secretaria me miraba con aburrición. Todo lo contrario del primer día. Ahora me preguntaba solamente si deseaba agua o un café, solo por cumplir de manera completa su trabajo.

Mire mi reloj y pregunte por Steve quien al parecer tenía una junta con alguien nuevo en el medio. Espere un tanto ansioso en los sillones minimalistas de la sala. Había fotos de Steve con diversas personalidades. Cristina me indico que tenía que salir a tomar unas copias o algo así entendí. Eran las 10 de la mañana de un viernes, de pronto saque mi iPhone y puse algo de música para relajarme. Los acordes y letras de The Killers me estaban sumergiendo en un vórtice de tranquilidad, cuando uno de mis 3 teléfonos sonó.

Era el que uso para el contacto con mis amigos, los otros dos están destinados para los compromisos o cuestiones de trabajo y el otro para asuntos familiares.

-¿Que hay Jason?- Pregunte en cuanto vi la pantalla.

-Nada, oye ya sabes que días es hoy ¿cierto?- Pregunto con su típica voz rasposa al otro lado.

-Claro que lo sé! Hey! Felicidades viejo! Pero creo que no podre asistir- Dije con la voz baja.

-¿Qué? No me digas que el Sr. Músculos de acero no podrá venir a ver a su mejor amigo el día de su cumpleaños?- Me romperás el corazón eh!- Dijo entre divertido y con un poco de reproche en la voz.

-Mira lo lamento, pero ya habrá otro día para salir eh que te parece?- Podría llevarlo a donde deseara, solo debía de pedírmelo ahora para que reservara esa fecha. Pero eso últimamente no había estado funcionando. Se suponía que el día de hoy estaba reservado y la sesión había salido de la nada.

-No es verdad siempre dices lo mismo- Me dolía en verdad fallarle a mi amigo.

-Sabes que- Continuo el con el tono contenido –Escápate un solo día Tay. No pido más. Inventa que estas enfermo o que se yo- Me reí sin ganas.

-Claro como si lo pudiera hacer- susurro desilusionado de mi propio tono.

-Si puedes pero no quieres- Me reto.

-Ok. Me estás diciendo cobarde o algo por el estilo?- Me sentí ahora un poco indignado ante tal perspectiva.

-Claro que no. Pero en serio Daniel! Solo un día. Hazlo por mí- Termino poniéndome en la situación difícil que me temía.

-De acuerdo veré que puedo hacer. Pero donde los alcanzo?- Ahora me resultaba más fácil el pensar en un panorama diferente. Donde yo pudiera disfrutar como hacia no mucho de manera “normal”.

-Te veo en la montaña “Hope” de acuerdo? En el mirador- Podría imaginarme a mi amigo frotándose las manos sintiendo casi saborear la victoria.

-Ok- Colgué y me percate que Steve había salido a recibirme con la actitud apresurada de siempre. Estrecho mi mano.

-Taylor por fin te apareces! Pensé que tendría que ir por ti- Steve no era muy gracioso y su humor era acido. Hoy no era uno de esos días en los que me salía una sonrisa de cortesía.

-Pues creo que mi persona comprueba que no deberías de ser tan insistente- Solté entre dientes.

-Bueno sí. En fin. Hoy es un día demasiado pesado para ti- Sentí como se esfumaban mis planes.

-Sabes..- Lo interrumpí- Me siento hoy un poco indispuesto.
Me miro como si acabara de decir algo irreverente y carente de sentido.

-Estas bromeando cierto- Escuche el nerviosismo en su voz.

-Claro que no!- Suspire meditando que demonios podría decir ahora. –Lo que pasa es que me siento un poco mal, me duele la garganta- En cuanto mencione eso escuche un sonido ahogado de su parte.

-Te deberías haber quedado en casa!! No puede que seas tan irresponsable al exponerte de tal manera- Casi hubiera reventado en risa si no fuera porque debía de parecer “enfermo”.- Yo pospondré tu sesión de fotos y la entrevista. ¿De acuerdo?- Me sentía con un pie fuera y disfrutando de una tarde lo más cercana a la normalidad.

-Pues que más directo a casa Ok- Me podría echar a reír pero apreté mis labios y fingí dolor al pasar saliva.

Cuando Salí de la oficina e iba en mi auto decidí no jugar demasiado con mi suerte. Fui hacia la montaña “Hope” esperando no haberme tardado demasiado.

Para cuando llegue ahí estaban mis amigos mirándome asombrados. No sabían si sonreír o hacer algo más.

-Pudiste!- Escuche a Jason gritar desde el extremo de donde estaba parado. Traía consigo un gorrito un tanto ridículo de cumpleaños.

-Te lo dije- Conteste con una nota de arrogancia. Después de todo él me había creído incapaz de hacerlo. Y aquí estaba demostrándole que se había equivocado al dudar de mí.

-Bueno iremos primero a unas carreras Tay. Pero mmm.. Tu auto llama demasiado la atención. ¿No crees?- Claro que llamaba la atención! Por eso lo había comprado.

-Puedo llamar a mi asistente que lo recoja en algún lado que sea siempre y cuando seguro-

Respondí dudando de dejar mi auto en algún lugar lejos de mi.

Decidimos ir a la zona urbana de nuevo, para dejarlo frente a un Starbucks. Llame a mi asistente dándole las indicaciones. Es la ventaja de darle un juego de llaves extra.

Mire a un sequito de Paparazis acercarse a mi auto. Esperando fuera del Starbucks a mi salida que nunca se daría.

El camino hacia las montañas de nuevo fue divertido. Pusimos música y cantábamos a todo volumen. Iban las novias de algunos de mis amigos que a estas alturas ya no me miraban con admiración. Cosa que agradecía. Solo me veían lo bastante divertidas.

Al bajar de la camioneta mire una fila de motocicletas en la línea de carreras. Lo que me llamo la atención fue una silueta delicada y considerablemente más pequeña que el resto.

-Es una chica- Susurre.

Arrancaron todos. Mire como la chica iba encabezando la carrera. Su habilidad en las carreras debía ser autentica. Pensé. En el derrape final miro hacia un punto en la derecha. Regreso ganándose silbidos y un mar de aplausos.
Me fascino aquella chica. Quería conocerla y me sorprendí camino hacia su dirección.

-Buena carrera- Dije ya cuando me encontraba detrás suyo.

-Gra..gracias!- Soltó con los ojos como platos. Me miro de arriba para abajo y su sonrisa se extendió aún más.

-Taylor!- Casi grita pero al mirar a su alrededor dejo el tono en un susurro mirándome de nuevo.

-Gracias!- Maldecí porque mi tono salió en tono áspero sin tacto. Pero agradecía su gesto al no gritar mi nombre.

Suspiro algo decepcionada.

Fue cuando la pude mirar mejor si bien sus ojos eran de un verde esmeralda, su cabello obscuro hacia que resaltaran sus hermosas facciones. Su cuerpo era delicado. Ajustándose a una chaqueta en tono negro.

Realmente era hermosa. Me descubrió mirándola y pude ver como se debatía internamente.

-Te reto!- Espeto segura viendo observándome de manera desafiante.

-¿A qué?- conteste.

-Una carrera. Desearía saber si lo tuyo es pura farsa. Porque vi las fotos de Rolling Stone. Ya sabes esas de la motocicleta.- Su voz se iba haciendo cada vez más baja conforme soltaba las palabras.

La mire a los ojos, sus esmeraldas desafiantes hicieron que aceptara el reto. Mire como se montaba a la moto. Su vista fija a un punto inexistente.

Sus media sonrisa y su cabello al aire le daba el aspecto salvaje tan seductor que no pensaba encontrarme. Su seguridad al mirarme de reojo sonriendo con sorna hizo que acelerara en punto muerto.

El hombre que estaba frente a las motocicletas sujetaba un pañuelo. Se lo tendió a una mujer de curvas exageradas y ropa casi inexistente. Cuando la vi escuche un suspiro pesado a mi lado.

Ella apretaba la mandíbula. Mire hacia delante en espera de la señal..



Espero te guste!!

Besos!! n_n

3 comentarios:

Anniee!!! dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
lo ame, lo ame, lo ameeee
me encantaaaa
baaaaa
taylor, papi ricojajjajaja baaaaaaaaaaaaaaaa
ven que te enseño a montar... en moto, por desgracia ejjeje
te amo aliii
gracias, es un regalo hermosoooo, te adorooo
besus, espero el sig capii

Ada Cullen dijo...

Hermosa capitulo mi pollis ahi esa Annie si que es una peque con mucha suerte te amoo pequeñaaa feliz dia .. haber pollis mi amor espero ansiosa el siguiente capitulo

Beu De Spunk Morita dijo...

Oh mi Taylooooor!
jajaja, esa Annie suertudooota jajaja XD

Las chicas del Té de Lemmon

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...