diciembre 23, 2011

Maldita delicia, tercera temporada. Capitulo 3

¡Ya casi es Navidá! Amodoro la Navidá, no se porque. Y quizá si sean los regalos, pero más que recibir, me gusta dar. Eso no sonó nada lindo ._. Jaja, pero es la verdad. Es bien linda esta época y todas la verdad, pasarla con mi familia y todo bien padre. Yo ya quiero que sea Navidá para comer rico y dar regalos. Estoy harto emocionada! *.* Pero, siento, que este diciembre ni parecía diciembre, parecía un mes cualquiera del año o un mes más como el numero 13 o algo parecido. Si, creo que ya estoy demasiado muy dañada XD Como sea, disfruten de este capitulo. No esta corto, pero... Si viene demasiada información XD creo.


Nota del autor: Aguanta los gritos y los improperios mi Ale♥ Te amodoro.

Chicas, FELIZ NAVIDAD!!!♥ Coman rico que el mundo se nos acaba! xD Enjoy ^^


3. Todos tranquilos, estamos en una boda


-¿¡Que hiciste qué!? – Emily chillo sobre la mesa.
-Mi lealtad es para Renata. Para mis amigas – contesto Luna, segura.
La comida de esa tarde comenzaba a perder el sabor. La historia de Renata golpeando a Julien las había animado bastante. Para que cuando Luna conto su versión los ánimos decayeran sumiéndolas en un silencio sepulcral que rompió Emily con su jadeo y un grito ahogado.
Renata se sentía alagada y orgullosa de la amiga que tenia. También sabía que Luna moría por Tristan, y que su lealtad estaba asesinándola, aunque ella no lo dijera en voz alta. Conocía esa mirada y esa sonrisa a medias. Tomo su mano.
-No debiste…
-No importa – Luna le apretó la mano. –Ahora solo debes buscarme un chico muy lindo. Me lo debes… - le guiño un ojo y termino con su vaso de agua de un trago. Deseando que fuese whisky.
-¡Oh si, por favor! – gimió Jennifer. –Rosty tiene un par de amigos…
-Que están llenos de bolas – hizo un mohín la morena. –No son mi tipo.
-¡Uf! Es que eres muy exigente.
-Merezco alguien digno de mí. No solo una cara bonita – aclaro Luna.
-Tienes tooooda la razón, mi Lun. Y yo me asegurare de tenerte un tipo que te hará babear con solo verlo – prometió Renata.
-Lo sé – sonrió Luna. –Se que lo conseguirás. Digo, tienes al rubio de casi dos metros haciéndote sombra.
Todas estallaron en risas.


***


Daba igual cuantas veces Luna se lo dijera. Renata sentía pesar y estaba totalmente avergonzada de que su amiga tuviera que perder la amistad que tenía hasta ahora, bien cimentada, con Tristan, todo porque su hermano Julien se había comportado como un tremendo idiota egoísta.
-Te compensare, lo juro mi Lun – abrazo a su amiga.
La tarde era de chicas y era para gastar sus más preciados ahorros en ropa, zapatos, golosinas y entradas al cine. Ambas estaban muy contentas. Ganaban lo que querían y mejor aun con el trabajo de su sueños.
-¿Sabes? Justo ahora necesito un buen polvo. Uno que me deje tumbada en la cama… - jadeo Luna. -¡Dios! Llevo casi toda una vida sin nada de nada – exagero. – Estoy a punto de caer en la oferta de Jennifer y hacer que Rosty planee una cita a ciegas con alguno de sus amigotes llenos de bolas.
-¡Jamás! – la señalo Renata con la cuchara de su helado de chocolate. –Nop, no lo permitiré. No te hare pasar por esas horribles citas a ciegas. Nop, nunca.
-¡Uf! – suspiro Luna. Su helado de yogurt no le resultaba ahora apetitoso.
-Mañana iremos a tomar clases de defensa personal. Me dijo Will que su amigo, Marcus, tiene nuevo personal. Quiere que le ayudemos a seleccionarlo.
-¿Marcus?
-Si, es su amigo. Es el dueño del gimnasio de chicas. ¡Dios! Ese hombre también esta como quiere.
-¿Si? – Luna la miro lujuriosa.
-Solo que tiene… Digamos que sale con alguien. Es una chica muy linda. Kelly no-se-que – comento sin mucha importancia.
-¡Mierda!
-Lo sé – acordó Renata, tomando su mano y apretándola un poco. -¿Tristan te ha llamado o algo?
-No. Ya no va a la Editorial o si va no me he dado cuenta. Soy tu amiga, y nada me hará cambiar de opinión, Rens. En serio, no me arrepiento.
-Al contrario, yo me arrepiento de haberte acompañado a dejar a Conan a su casa… Por cierto, ¿Qué pasara con Conan?
-Nada, es mío – sonrió. –Él no me ha llamado, el que calla otorga. Además, dudo que Conan lo extrañe.
-Ya… - asintió. –Jamás me cansare de agradecerte.
-Somos amigas, Rens. Más que eso. No sé cómo no le partí yo la cara al imbécil ese. Con su carita de “Todas las puedo”, ¡me hierve la sangre de envidia! – chillo divertida. –Desee partirle la cara desde que me contaste que te ignoro. ¡Que se cree!
Renata sonrió finalmente. Nadie más la entendía como Luna. Podía confiarle todo a Luna y sabía que ella se cortaría la lengua antes de revelar sus secretos.

Los días pasaron, logrando que terminara enero. Pronto febrero arraso las calles con decoraciones de San Valentín. Luna no paraba de voltear los ojos. Emily estaba a rebozar de alegría, Jennifer ni se diga… Iría a pasar una calurosa noche solo con Rosty, lejos de la Ciudad. Jennifer no paraba de dar brinquitos emocionada. Su amiga pelirroja deseaba casarse el día de San Valentín. Así que apresuraba los planes y lo necesario para una maravillosa boda.
-En serio no puedo creerlo – Renata abría la boca ante el maravilloso vestido de Emily.
El blanco y reluciente vestido straples y con una falda hermosa de tul, era impresionante. Jamás había visto vestido más hermoso.
-Lo sé – Emily no dejaba de sonreír. Luna llamaba a esa cara: “La sonrisa estúpida de Emily, futura señora de Lacrosse”. Emily no desmentía ese sobrenombre. Lo amaba de cierta forma. –Jennifer lo hizo. ¡¡Es divino!! – chillo nostálgica.
-Gracias, amiga. Me sonrojas – cubría sus mejillas dramáticamente, orgullosa de su trabajo.
-Serán mis damas de honor, y no acepto “No” por respuesta – señalo inmediatamente a Luna y Renata.
-Será un gran honor ser la Bruja de Honor – sonrió Luna con malicia. –Solo tengo una condición – levanto un dedo. –No usare un vestido horrible, ¿está claro? Mucho menos de colores chillantes y horribles. Nunca. ¿Queda claro?
-Tranquila Lunática. Me encargare de que nuestros vestidos sean los más hermosos de todo el continente – aseguro Jennifer.
-Cuento con ello – asintió la morena.




***


La boda seria aplazada. Logan quería que todo estuviera listo. Que todos los detalles estuviesen perfectos. Así que convenció a Emily de casarse en el mes de la primavera. Así sus damas de honor podían lucir hermosos vestidos descubiertos. Las chicas no se resistieron. Se sentían alagadas de que Logan las llamara las Damas de Honor más hermosas de todo el continente.
Los vestidos de las chicas eran preciosos, hermosos vestidos rojos borgoña cortos a la altura del muslo, con detalles simples sobre la tela delicada de seda. Jennifer se había lucido. Los vestidos de Dama de Honor nunca fueron más hermosos. Luna estaba encantada con su vestido, ya ansiaba poder usarlo. Por su parte Renata ansiaba volver a ver a William enfundado en un smoking, se había divertido tanto con ese hombre, que cada minuto que pasaba lejos de él era un tormento.
-Nada. A mí no me engañas, Renata – advirtió Luna. –Lo que tu deseas es “trabajo de oficina”. Como si no te conociera – le guiño un ojo.
-¿”Trabajo de oficina”, Rens? – cuestiono Jennifer curiosa, ajustando los últimos detalles del vestido de novia de Emily.
-¡Oh Dios! – cubrió su rostro sonrojada.
-Ella y Willy – comenzó divertida Luna – se divierten mucho en el trabajo.
-¡Renata! – chillo Emily. –Que guardadito te lo tenías.

Contentas y emocionadas, contaban los días para la boda de Emily.



***



Llego el día. El día en que finalmente Emily se uniría en matrimonio ante los ojos de Dios y del hombre, con el amor de su vida.
Sus Damas de Honor esperaban nerviosas dentro de la Iglesia. Una impresionante estructura antigua con olor a rosas rojas y canela. Luna adoraba el olor a Iglesias antiguas. No eran muy religiosas, pero por su amiga harían lo que fuera.
Jadearon al ver a Emily llegar en un deslumbrante Rolls Royce Phantom negro. Todos los invitados boquearon al verla entrar deslumbrante del brazo de su padre. Un hombre con rostro curtido, que sonreía apenas perceptiblemente. Su padre, encargado en Jefe de los despegues del aeropuerto de Nueva York, sostenía a su hija mayor con firmeza, imponiendo a cada paso que se acercaba al altar.
El hombre de cabello negro azabache y más alto que Emily miraba a los presentes con respeto y agradecimiento. Cuando llego hasta al frente, para entregarle a su hija primogénita a Logan – que tenía el semblante sereno, sin poder ocultar su total nerviosismo – tomo la mano de su hija, dándole un beso en el torso de la mano y sonreírle deslumbrante. “Te amo, hija”, dijo solo para ella. Emily sonrió enternecida y abrazo a su padre. “Lo sé”, le devolvió en un susurro.
-Cuidaras de ella, Logan – dijo sin dar lugar a segundas oportunidades. Pero lejos de que Logan se sintiera intimidado asintió solemne y tomo la mano de Emily que su padre le acercaba.
-Con mi vida, Sr. Wildest – sostuvo la mirada del padre de Emily.
Finalmente Baltus Wildest asintió de vuelta y tomo su lugar en la primera fila de asientos. Observando escrupulosamente a su futuro yerno. El hombre podía hacer que Logan desapareciera de la faz de la tierra con solo un chasquido de sus dedos. No era gratis toda esa reputación bien cimentada en la que conocidos y amigos, aseguraban que este hombre movería Cielo, Mar y Tierra por la felicidad de sus hijas. Así tuviera que vender su alma al Infierno, el hombre lo haría, con tal de ver felices a sus hijas.






Logan Lacrosse estaba seguro, esta vez, que Emily no huiría. Al menos ahora, había entrado a la Iglesia, estaba frente a sus ojos, más hermosa que nunca. Resplandeciente con una sonrisa en su rostro. Nunca la había visto tan hermosa y segura.
Para él no había nadie más en el mundo que ellos dos. No mintió cuando le dijo que daría su vida por ella. Ni cuando dijo que nunca la había podido olvidar. Cada noche y día lejos de ella era una tortura infernal. Sus caricias y besos quemaban sus noches de soledad. Vacio por dentro y con una sonrisa pintada en su rostro que nunca oculto su amor hacia ella.
Ahora todo estaba en orden. Las cosas marchaban como debían. El amor de su vida, la mujer de su vida, la mujer con la que quería pasar el resto de su vida, se uniría a él para siempre. Sabia muy en el fondo que ella deseaba una boda con toda regla a pesar de su careta ruda y confiada. Ambos, creían en el destino y el amor para toda la vida.
Muy pocos entienden el amor de esa forma. El amor incondicional. Un amor que te quema y que te congela al mismo tiempo. Ellos lo vivían, lo sentían, lo respiraban y transpiraban. Nada podía hacerlos más felices ahora. Nada.

-Si, acepto – finalizo Emily con los pensamientos de Logan. Que volvió en si como quien despierta de un sueño. Solo que este sueño no terminaría nunca.
-¿Y tu Logan Lacrosse, aceptas a Emily Wildest para amarla y respetarla, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad por el resto de tu vida, hasta que la muerte los separe?
-Si, acepto – contesto Logan de inmediato. Su corazón se desboco a la par del de ella.
Emily casi llora de felicidad. Ese paso que temía dar fue más fácil de lo que creía. No dejaría ir al hombre que tenia frente a ella. Jamás estaría lejos de él, engañándose a si misma.
-Los declaro entonces: Marido y mujer – dijo el sacerdote. –Puedes besar a la novia…
Los vítores por parte de las Damas de Honor no se hicieron esperar. Luna gritaba y brincaba contenta, emocionada. Renata aplaudía sonriendo. Jennifer no logro frenar el llanto y lloro.


***


El salón estaba hermosamente decorado. Telas blancas transparentes y rosas rojas con naturaleza muerta le daban al lugar un toque romántico y antiguo. Luna y Renata se habían encargado de la decoración. Las mesas redondas con velas gruesas le daban al lugar un toque íntimo. La comida, liderada por Evan, amigo de Luna, fue un toque gourmet a la boda de sus sueños.
-Ya se nos fue una – suspiro Luna brindando por su amiga.
-Tranquila, Lu, que no pienso dejarla sola – agrego Jennifer misteriosa.
Fue Renata la que se percato en ese tono sospechoso de su amiga y jadeo, casi atragantándose con su copa de vino.
-¡Te casaras! – golpeo la mesa sobresaltando a William, Jack – el hermano de Luna – y su linda acompañante: Summer (una hermosa chica de tez blanca y cabello negro en ondas y enormes ojos azules), Lex – y su amiga cariñosa (Deborah, que no dejaba ni a luz ni a sombra a Lex. Ella temía que corriera a los brazos de cualquier otra; principalmente con Renata), Evan y Chuck que iban solos; todos pegaron un brinco.
-¿Qué? ¿Eso es verdad Ross? – Luna miro al rubio. Él miro a su vez a Jennifer y ella les mostro el precioso anillo con un rubí pequeño.
Las chicas jadearon emocionadas.
-Es precioso – chillo Summer. -¡Que lindos! ¡Felicidades!
-Gracias, gracias – Rosty beso la mano de Jennifer, con los ojos brillando de felicidad.
Nada podía salir mal.

De pronto un jaleo se armo en la puerta. Varios policías irrumpieron en el salón de la boda. Logan se acerco a ellos con pasos firmes, así como el padre de Emily.
-¿Qué diablos significa esto? – gruño a los policías, Logan.
Las chicas corrieron al lado de Emily. Nada de lo que pasaba tenía sentido.
-¡Eric! – jadeo Evan y se acerco a su primo. -¿Qué pasa?
Eric, saco una hoja de la bolsa interior de su saco, era de la media docena de policías, el único que vestía como civil.
-Una orden de aprensión para Luna Phellan…
-¿¡Qué?! – chillo Emily, apartando a todos a empujones.

Luna se quedo quieta. Tan quieta que sintió su corazón latir con fuerza, pesadamente y con lentitud dentro de su pecho. ¿Qué era todo aquello? ¿Una orden de aprensión? ¿Por qué?
-¿Qué? – rugió Evan. Tomo la hoja entre sus manos y leyó con rapidez. –Dice que eres culpable de fraude…
-¿Cómo? – ahora Jack le quito la hoja y la releyó. -¡Esto es mentira! Luna no haría algo así, nunca. ¿Qué demonios sucede?
-Lo siento, pero tenemos que llevárnosla – Eric Ross, intento mover a todos los amigos de Luna.
-¡Esto es un escándalo! – gruño Baltus Wildest. –Los quiero a todos fuera de aquí. No se llevaran a la señorita Phellan.
Luna seguía al fondo de todos sin pensar, sin parpadear e incluso no respiraba.
-Luna… Luna…
A lo lejos escuchaba las voces.
-No hagan esto más difícil. Evan, por favor. Solo hago mi trabajo. Luna… - llamo a la morena por sobre la multitud.
-¡No te la llevaras! – grito Renata. –Ella no hizo nada de eso. Apenas sabe lo que es la economía. Jamás haría un fraude. Nunca.
-Solo hago mi trabajo – repitió sereno Eric. –Vamos. Hagamos esto de la manera fácil, pacíficamente. Dejen que me lleve a Luna, cuando las averiguaciones…
-¡Basta! – corto el Sr. Wildest. –Jackson – llamo al hermano de Luna con voz atronadora, -deja que se lleven a tu hermana. Llamare a mis abogados. Tranquilos todos…
Jack asintió. Dejo que se llevaran a su hermana.
-Estarás bien, Lunática. Lo juro…
-Lo sé… - sonrió Luna.
Todos salieron para mirar a Luna entrar a la patrulla donde Eric era el copiloto. Esposada. Emily casi se suelta a llorar. Renata apretaba los puños, Vincent, su hermano, había llegado apenas, con la rubia, Lizzeth Ocean (su ahora novia), de la mano.
-¡Renata! – corrió hasta su hermana.
-Se llevaron a Luna por fraude.
-¿Qué? – la rubia boqueo. –Tengo que llamar a Kenzi – tomo de inmediato su teléfono móvil.



***


Luna bajo de la patrulla y la llevaron a la comisaria en el segundo piso. Ella permaneció en silencio. Había visto demasiados programas policiacos que entendía perfectamente sus derechos, a pesar de que Eric se los había relatado con lujo de detalle antes de entrar a la patrulla.
Con la cabeza gacha fue llevada hasta el lugar donde rendían declaraciones y tomaban demandas y denuncias. Nunca había estado en un lugar como estos. Y en la televisión los pintaban lindos. Pues eran horribles. El lugar olía a tabaco y café rancio. Sudor y humedad.
Cuando los policías la dejaron sentada esperando a su turno para declarar, Eric se acerco a ella y de cuclillas hablo en un susurro.
-Llegaron pruebas contundentes donde eres la principal sospechosa de un fraude. Justo investigamos que tipo de fraude, pero todo indica que es un fraude gordo. Donde no solo lavaste dinero, sino que planeabas quitarle el Hotel Empire a los Van Der Beek.
Luna no podía creer lo que Eric decía. ¿Lavado de dinero? ¿Los Van Der Beek?
-Entiendo que no hablaras hasta que llegue tu abogado. Haces bien. Quédate aquí, ¿bien?
-¿A dónde piensas que vaya esposada, ah? – hablo, finalmente, con un tono acido.
Eric asintió y se alejo de ella.
Tomo aire por la boca. Había sido una linda boda, y ella la había arruinado completamente.
-¿Señorita Phellan?
Luna levanto la mirada.
De no ser por la situación en la que se encontraba, tan precaria, ella habría jadeado. Un tipo rubio, enorme, con deslumbrantes ojos celestes, pulcro traje y cabello peinado hacia atras, estaba frente a ella.
-Supongo que eres Luna Phellan, eres la única con un deslumbrante vestido en este lugar de mierda – dijo el hombre, sentándose al lado de ella sin invitación. –Soy Hunter Trott, tu abogado.
Luna asintió en silencio, presa de un miedo que apenas comenzaba a propagarse por su cuerpo.
-Tranquila, soy el mejor abogado de Nueva York, te librare de esto – tomo la mano de Luna aun esposada. –Lamento que no sean brazaletes – dijo, refiriéndose a las esposas que rodeaban ambas muñecas de Luna.
-¡Luna! – el padre de Emily se acerco a ellos, Hunter se puso de pie de inmediato. –Trott, confió en ti la libertad de la mejor amiga de mi hija.
-Nunca le he quedado mal, Sr. Wildest.
-Espero que no comiences ahora – Baltus Wildest era un hombre imponente. Se sintió segura de cierta forma, aunque no sabía a qué temerle. ¿Quién la habría involucrado en esto?
Hunter desapareció unos minutos.
-Emily no quiere irse de Luna de Miel hasta asegurarse de que vas a estar bien – comento Baltus, sin mirarla, sentado a su lado.
-Es tan necia – sonrió Luna.
-Dímelo a mí – concordó. Quedaron en silencio de nuevo.
-Gracias por traer un abogado Sr. Wildest. Así tenga que vender mis órganos se lo pagare…
-Niña, no digas estupideces. Eres como otra hermana de Emily.
Luna sonrió mirándolo.

-Presentaron una demanda en tu contra. Tienen la copia de un documento donde está tu firma – Hunter había regresado, de inmediato les dio noticias sobre el caso de Luna.
-Yo no he firmado nada.
-Lo supuse. De momento no pueden tenerte aquí sin pruebas contundentes. La copia de la copia de la copia no significa nada. Eres libre… por ahora.
-Llamare a mi hija – se puso de pie el Sr Wildest. –Llévala a casa Trott.
Luna suspiro.
-¿Qué se supone que firme?
-Un documento de embarque. Con cosas ilegales, que arribo al puerto hace días. El contenido fue decomisado. No sabían de donde venia. Incluso la tripulación desconocía su contenido. Simplemente fueron contratados para traerlo aquí. Los rumores indican que es droga y dinero falso. A montones. Quien quiera que te demando, sabe lo que hace.
-Eso no suena bien.
-¿Tienes enemigos, Luna?
-En mi trabajo la ex Editora no me mira con lindos ojos. Fuera de eso, no creo… - recordó mirando a la nada.
-¿Algo más?
-No lo creo…
-¿Segura? – presiono.
-Si…
-¿Tienes alguna idea de quién te demando?
-No. ¿Sabes quien fue?
-Jensen Wyngarden y su hermano.

3 comentarios:

Ale!! cRaZy StAr!! xD dijo...

Oh Mis dioses!!! Estoy en pleno paro cardiaco!!!!!!!!!!!!! Ahora siiii mato a Jensen, Jules, Tristan, Lex en ese puto orden!!!! XD
Es que aaaa que capituloooooo de verdad ame el capi!!!! Me tienes toda inconsolable!!!! U_U
Primero yo estaba con culpas pobre Luna!!!! dejo de hablarle a Tristan por la Rens!!! Hasta le tenia a un nuevo personaje!!!! xD
Y Despues alegria con la boda!!! Dioses!!! Mi Emily!!! awwww todo asi bien lindo y llega Eric (oh si aun lo amo xD) y la arrestan!!! Si yo hubiera estado ahi xD habria golpeado a un poli para haber sido arrestada!! tambien!! xD
Despues yo asi toda triste y zaz!!! Carajoooooo sale Hunter!!! asi hasta asesino xD si es necesario!!!! Caray que sabrosoooo que rico!!! que cabron!!! xD quiero uno asi para Navidad!!!!!! :D Y uffas!!! Tristan ni sus putas luces ¬_¬ Ahora si lo mato!!! a esa Trisha junto con su hermana Juliana!!!! T_T Me las dejan solas!!! Y ni que decir de Lex... ¬¬ Deborah...mesta pendeja xD jajaja eso pense ¿Que se cree...? me lo robare xD Muajajajaja xD Y awww Summer y Jack!!! Love is in the air!!!! y luego Chuck!! sorry pero desde que hice el video no puedo te lo juro que no puedo verlo sin una sonrisa tonta en mi cara es tan lindo!!! <3<3 y Tenemos a Will que no se aplica!!! xD Ya no le hecha pasion a la flama xD jajajajajajaja y Jenny se me casa!!!! Muchas muchas bodas!!!!! Yo quiero que mi Luna se case con Hunter!!! queria que fuera con Tristan pero los heroes caen.... T_T Con Hunter!!! hasta le cedo mi vestido!!! y que considere que me huyamos a Paris!!!!! Tengo todo resuelto!!! Obvio con Hunter ;D jajajajaja quiero quiero mas!!!! No es justo me dejas toda loca... si bien loca!!!! O_ó
Te amoo Beu Ribe!!!!! Escribes fantasticoooooo Te amooo y no me cansare de decirtelo nunca!!! Amo como escribes!!!! me hiciste una Fansese From The Hell!!!! *¬* Forever!!! Ahora bien adicta!!! xD Quiero mas mi regalo de Navida y Hanuka xD jajajajaja FELIZ NAVIDAD AMOR!!!! TE AMOOO <3
Besos!!!
SUerte!!!
Xau!!! :D

Ada Parthenopaeus dijo...

Recuerda la advetencia mira al principio supro de lo lindo y lugo zas! Luna detenida.... Y EL GRANDISIMO HIJO DE PUTA DE JENSEN Y LE HERMOS LA DEMANADA SERAN CABRONES ESTOS DOS SERAN C ABRONEES ENSERIO ESTOY HISTERICA ES QUE QUIEREN VERLE DESANGRAR O QUE ....

Violet dijo...

Jensen HDP !!!! que bueno que le maldije con impotencia eterna.....
La boda lucia tan linda, vesridos hermosos y felicidad absoluta... ahhh!!
Eres malevola Beu de verdad que si.

Las chicas del Té de Lemmon

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...