diciembre 30, 2011

Maldita delicia, tercera temporada. Capitulo 4

¡Wooooah! Ya estamos a nada de que se termine el 2011 y a otro poco de que el Mundo se vaya a la caca. ¡Ah te creas! XD Pero antes de que el Mundo, o mejor dicho, la humanidad nos vayamos a la caca, disfrutemos de un poco de Maldita delicia, (deliciosa; como adora decirle mi Ale♥). Mañana les tengo una sorpresa, en especial a mi Cricri, que durante la semana me ha amenazado con que su Sindicato pondrá huelga en mi cantón XD para que así publique doble ración de MD. Eso suena bastante juerte - si JUERTE - y porque la amo demasiado y es mi mejor mejor amiga de todo este puerco mundo, le daré lo que desea para que este feliz en este año que termina y así ande super el nuevo año que comienza. Asi como todas debemos estarlo. ¡Venga! Que si el año no fue tan bueno, seguro que tuvieron momentos divertidos y especiales :3 Yo los tuve, todos, no pueden negarlo :D Además, ¡a esta vida se vino a gozar no a sufrir! :D


Cuidence harto, coman rico y que tengan un buen fin de año y un inicio estupendo con toda su familia y amigos ♥ Gracias por estar en este su pedacito de la red, gracias en serio =3

¡Exito en todo! Nos leemos :D


Nota del autor: Mi Ale♥ Aquí todos tienen su merecido ;) Te amo x3



4. La cereza del pastel


Luna fue prácticamente arrastrada al auto de Hunter Trott para ser llevada a su casa. El hombre la ayudo a subir a su auto, un Avenger Dodge, rojo.
-Combina con tu vestido – intento hacerla sonreír, inútilmente.
La llevo a casa.
-No deseo sonar entrometido, pero, todo indica que conoces a los Wyngarden.
-Los conozco, si – asintió mirando el tablero. –Él dijo que no quería involucrarme…
-¿Él? – la miro entrecerrando los ojos, aun dentro del auto, frente al edificio donde Luna vivía.
-Era al revés. Él no quería involucrarse.
-No te sigo…
Luna no lo escucho. Cerró los ojos y evito llorar. ¿Cómo pudo ser tan ciega? Por eso la había enamorado de nuevo. Para envolverla en una trampa.
-Gracias por traerme a casa….
-Hunter – le recordó su nombre. – ¿Estas bien? Estas pálida.
-Bien – asintió. Sorbió su nariz y limpio sus mejillas, de unas lagrimas que no existían.
Se giro e intento abrir la puerta. Las manos le temblaban, el cuerpo le vibraba de furia. ¡Grandísimo idiota!
-Te ayudo… - Hunter salió del auto y le abrió la puerta. -¿Segura estas bien?
-Creo que si firme algo – Luna salió del auto. –Fue un recibo por un libro. Él dijo que…
-¿Cómo? ¿Quién dijo que lo firmaras?
-Él…
-¿Quién él, Luna, quien? – la tomo de los hombros.
-Jensen Wyngarden – contesto. –Él.
-¿Estas segura?
-No creí que fuera importante, solo llego el mensajero, me dio el libro y firme. Me engaño…
-Tranquila, no llores. Todo está bien, ¿si? ¿Puedes recordar cómo era el mensajero y que paso después?
-Firme y él dijo que tenía que salir… Se fue y no volvió hasta tarde. ¿Cómo pude ser tan tonta?
-¿Cómo era el mensajero? ¿Tenia algún gafete, algo?
-Era un tipo normal. Un mensajero…
-Eso no me ayuda, Luna.
-Que importa ahora. Él se salió con la suya. Culpándome por algo que no hice. No importa. Gracias por traerme a casa. Yo me encargo desde aquí – se alejo de él.


***


Se había prometido a si misma jamás volver a caer. No lo haría ahora. Nunca más.
Plantada frente al edificio de Wyngarden CO. Tomo aire y entro. Subió hasta el último piso, recordando aquel tiempo en que desesperada, había buscado a Jensen hasta por debajo de las piedras. Tallo sus ojos, moría de sueño. No había dormido. Pensando toda la noche alguna razón para que Jensen jugara con ella. Que estúpida había sido.
-¡Señorita, necesita anunciarse…! – la secretaria de Jason Wyngarden corría tras ella.
Abrió la puerta de golpe, pateando esa enorme puerta de madera.
-Hubiera deseado ver su cara… ¡Luna Phellan! – Jason se había puesto de pie. Delante de su escritorio estaba Jensen. –Así que ya te enteraste – sonrió. –Eres una chica mala, muy mala… ¿Drogas, armas y dinero? ¡Dios! Eres insaciable. ¿No lo crees hermanito?
Luna se reusó a mirarlos. Le daban asco.
-Buena jugada, Jensen. Debo decir que aprendiste de la mejor mierda de Manhattan. Qué bueno que no está tu madre para ver en lo que te has convertido. ¡Basura! – bramo.
-No metas a nuestra madre en esto – advirtió, Jason. –Nadie forzó a nada a Jensen. Nadie, Phellan.
-Me dan asco… Ojala jamás los hubiera conocido – escupió y corrió lejos de ahí.
-¡Luna!
La morena corrió hasta el ascensor, con Jensen pisándole los talones. Cuando llego a la calle, aun con Jensen detrás, no logro deshacerse de él por más que corrió.
-Déjame explicarte…
-¡No! ¡Déjame! Está claro…
-Solo…
-Aléjate de mi cliente, ahora – una voz atronadora resonó detrás de Jensen, él había tomado a Luna de la muñeca. Misma que aun tenia rojiza por lo ajustado de las esposas.
-¿Perdón? – Jensen la soltó y tuvo que levantar la mirada ante la altura del rubio.
-Hunter Trott, soy el abogado de la señorita Phellan – sonrió. –Créeme cuanto te digo que llegaremos hasta las últimas consecuencias. No descansare hasta verlos a ti y a tu hermano en la cárcel.
-No entiende…
-Para mí está muy claro – levanto una ceja. –Enamorar a una chica para llevar a cabo los planes de tu familia es vil. Hazme el favor de alejarte de ella o tendrás más demandas de las que te puedan caber en el culo – advirtió. – Y más golpes de los que ya tienes en la cara – agrego con la voz cargada de amenaza.
-Tenemos que hablar, Luna – Jensen lo ignoro y se volvió a Luna que miraba a Jensen entre curiosa y asqueda. Más furiosa que nada, ella deseaba golpearlo ya mismo. Si tan solo Hunter no se hubiera aparecido…
-Ella no hablara con animales como tú. Desde ahora, hablaras conmigo. ¿Estamos claros?
Jensen entrecerró los ojos y se alejo.


***


-Lamento escuchar eso, Luna. Eres una hermosa mujer, inteligente, y la favorita de Dorothea Van Gulick. Eso habla bien de ti.
Luna le había relatado a grandes rasgos su tormentosa relación con Jensen.
-¿Cómo sabes que soy fotógrafa?
-Es mi trabajo investigar a mis clientes. Saber que no me ocultas nada.
-Ya… - asintió mirando su taza de café. Esperaba que estuviera fría. –Quiero a Jensen y a su hermano pudriéndose en la cárcel.
-Los tendrás – aseguro. –No mentí cuando le dije que iría hasta las últimas consecuencias.
-Su tío Louis está de viaje. Jason acostumbraba hacer todo a espaldas de su tío. Era la oportunidad perfecta.
-Tienes mente de abogado, Luna.
-Solo leo demasiados libros de Sherlock Holmes – sonrió algo apenada. El hombre la miraba a conciencia, analizándola. Sus ojos azules como el cielo no dejaban de perforarla.
-Buscare a su tío. Hablare con él. Resolveremos esto juntos. Deja la tristeza.
-Desde que volvió Jensen mi vida ha sido un caos. Pensé que iba a mejorar, pero después…
-La cereza del pastel.
-Me orino el perro definitivamente – hizo una mueca. –No sabes que ganas tengo que partirle la cara.
-Y lo harás. Solo prométeme algo…
-No firmare nada.
Hunter rio. Su risa melodiosa la contagio. Esa gruesa y grave voz tan masculina le provoco un sonrojo.
-Estoy hablando en serio – tomo aire. –No iras de nuevo a Wyngarden CO. Ni a encontrarte con nadie sin decírmelo antes. No me lo tomes a mal. Solo no quiero que te envuelvan en alguna cosa pública. ¿Entiendes? Si esto sale a la luz, todo se volverá un caos. Tu vida dejara de ser lo que es. Te lo digo por tu bien.
-De acuerdo. Tendré arresto domiciliario voluntario – acepto abrumada.
-No seas extrema. Me refiero…
-Se a lo que te refieres – tomo su mano. Se miraron unos segundos, que fueron eternos. El tipo estaba guapísimo, era imposible mirarlo y no babear. –No hare nada extremo ni loco.
-Justo a eso me refiero. Fue una locura ir a esa oficina y encararlos. Fue valiente, pero una locura.
Luna asintió.
-Prometo no hacer locuras. Mi familia no lo sabe. Mi papá vendría a matar a Jensen en un parpadeo, recientemente compro una sierra eléctrica. Es carpintero en sus tiempos libres. Solo Dios sabe que haría con una sierra eléctrica en sus manos y Jensen enfrente.
-Yo compraría boletos para verlo en acción – bromeo guiñándole el ojo.
-Ajá – sintió ese rubor en sus mejillas.
-Una cosa más y dejare que tu tarde pase sin contratiempos – saco de su saco una tarjeta. –Llámame cualquier cosa. No importa lo absurda que parezca, cualquier pista o corazonada, llama. ¿Bien?
-Lo tengo – guardo la tarjeta en sus jeans.
-Aun si solo quieres ir a tomar unos tragos – se puso de pie, saco un par de billetes de su cartera. –Cuídate…
-Adiós – sonrió la morena.


***


-¡¡Voy a sacarle los pulmones!! – bramo Renata.
-No si llego antes – sonrió Luna. –Tranquila, Rens. Estaré bien, el padre de Emily, contrato un buen abogado, el mejor de Manhattan.
-¡Es increíble! Maldito gusano – Renata se mecía el cabello furiosa. –No descansare hasta verlo tras las rejas, a él y a su estúpido hermano.
-Ni yo. Los quiero a los dos detrás de las rejas – confirmo.
-Tu prima llego a la boda, después de que te subieron a la patrulla. Soltó más improperios que yo. Dijo conocer una abogada, digo su nombre, pero no lo recuerdo bien.
-Tengo al mejor abogado. Eso dice a diario.
-¿A diario? – freno sus pasos por la sala de Luna y la miro curiosa.
-Lo veo casi a diario – intento corregir. –Necesita cualquier pista. Todo lo que haya hecho con Jensen.
-¿Segura? ¿Cómo es? – se sentó en su mesa de centro. Mirándola inquisidora.
-Un abogado…
-Dime la verdad, se que mientes, tus ojos me lo dicen, Lun – señalo Renata. La conocía a la perfección.
-¡Oh Dios! ¡Es guapísimo! – jadeo Luna, llevando las manos a su pecho dramáticamente. –No puedo quitarle los ojos de encima. ¡Dioses! Tiene unos ojos que… ¡Mmm! – ronroneo.
-¡Lo sabia! Al menos ese cretino imbécil dejo algo bueno… - gruño Renata entre furiosa y emocionada.

Pasaba más tiempo de lo pensado con Hunter Trott. Recolectaban pistas y platicaban de su vida. Hunter venia de una familia de abogados. Un bufete prestigioso que fue heredado de generación en generación. Él amaba su profesión, así como correr autos y escalar. Era el segundo de 3 hermanos. Todos hombres. Llevaba el negocio de la familia con orgullo y tal como lo había deseado su padre.
-Mis otros hermanos no son abogados. Quisieron serlo, pero no lo lograron. Uno es entrenador y chef callejero, otro se dedica a un pequeño negocio de motocicletas que hizo con su mejor amigo. Si se meten en problemas yo los salvo, es mi trabajo. Son afortunados esos rufianes que tengo por hermanos – sonrió divertido.
-Gracias por ayudarme, Hunter. En serio. ¿Crees que me tengan que esposar de nuevo? Ese lugar es horrible. No quiero que me violen en la cárcel – se estremeció.
-No pisaras ese horrible lugar, lo juro – tomo la mano de Luna entre la suya.
-Te creo – Luna lo miro a los ojos.
-Tu prima, Kenzi, conoce a los Van Der Beek.
-¿Cómo?
-Así es. El heredero del Empire y ella son… amigos. Su hermana es abogada, Ada Van Der Beek es una gran defensora de los derechos de las mujeres. Es una gata que se defiende patas para arriba – sonrió. –Lo digo en el buen sentido. Meterse con ella es como meterse con el Diablo.
Luna percibió un poco de temor en la voz de Hunter.
-¿Le temes a Ada Van Der Beek? – jadeo divertida.
-No. No todo el tiempo… - agrego con una sonrisa. –Su padre Keifer, también fue abogado. Consolido una base fuerte en el ambiente de los defensores públicos. Nunca cobro ni un centavo. Claro, a menos que supiera que sus clientes tenían dinero. Su hija, Ada, trabaja bajo esa línea moral. Sobre todo con mujeres.
-Wow. Ella es la dueña del Hotel Empire…
-Su hermano, Noah – corrigió. –Él heredo recientemente el Hotel. Créeme, tienen dinero hasta para limpiarse el trasero con los billetes si lo desean.
-Jason quiere ese Hotel.
-Si – confirmo. –La avaricia no tiene límites. Los Wyngarden desean tomar ese Hotel, así como el Hotel Plaza –que ya es suyo – y un par más de sitios. Revenderlos y hacer más dinero. Al menos es lo que pienso.
-Que miserables. ¿Y yo que tenia que ver en su estúpido plan?
-Realmente no lo sé. Pudo haber sido cualquiera. La firma de un desconocido, quizá, pero tú eras el blanco perfecto. Ahora necesitamos pruebas.
-Podemos ir a hablar con Noah. Si mi prima lo conoce…
-Por el momento necesito investigar más a fondo a Noah. Él es feliz sin un quinto en sus bolsillos. Pero no dejara que la herencia de su familia se vaya a manos de los Wyngarden. Desde siempre han peleado en el mercado por mantenerse a la vanguardia. Son rivales. Ya sea en sus construcciones o en sus propiedades. Entre más tenga uno, más idiota se ve el otro. Solo que con el Hotel Empire… la cosa se vuelve personal.-¿A qué te refieres?



Hunter bebió de su taza de café y se acerco más a Luna.
-Keifer Van Der Beek le compro ese Hotel a la esposa de Jacob Wyngarden, como regalo por años de amistad. Por supuesto Jacob no se lo trago…
-Esto parece novela.
-Es lo que se dice, por ahí. Mi padre guardaba secretos sucios de los ricos y pudientes. Mi padre en persona le cedió los derechos del Empire a Bianca Wyngarden. Cuando Jacob se entero se puso como loco. Pero ella jamás le dio el poder de la propiedad. Cuando ella murió, regreso el Empire a manos de Keifer.
-Pero Jacob murió…
-Ahora sus hijos desean lo que fue suyo…
-¡Malditos! – gruño Luna, llamando la atención.
-Shh, shh, lo que te cuento es confidencial. Nadie puede saberlo. Nadie…
-Lo juro, mi boca es una tumba – aseguro.
-Confió en ti Luna, hasta ahora, eres mi cliente más limpio y honesto.
-¿Me has investigado?
-Es mi trabajo – contesto solemne y serio. –Tus secretos están a salvo conmigo. Y los de tu hermano…
-¿Mi hermano? ¿Qué secretos puede tener mi hermano?, él trabaja en un taller automotriz y es baterista en una banda.
Hunter la miro un segundo y asintió.
-Cierto. Solo que no es una gran banda, ¿ah? – sonrió.
-Ese si es un secreto sucio, más te vale tenerlo guardado o te azotare… - bromeo.
-Eso quiero verlo – dijo con lujuria en la voz.

2 comentarios:

Ale!! cRaZy StAr!! xD dijo...

Este capi me dejo con estas cosas:
1) Mato a Jensen!!! le pincho las bolas y se las doy de comer a Conan!!! ¬¬
2)A jason le falta un buen polvo y te juro y prometo que lo hago bueno xD jajajajajajaja
3) Trish que onda??????? no puede durar tanto sin saber de ella!!! Mi pobre Luna!!! u.u Bueno ni tan pobre mira que Hunter.......
4) Esa Ada!!! <3<3 La amoooooooooooooooooooooooo Girl Power!!!!!
5) Que Kenzi convenza a Noah por que como va esto hasta el puede pensar que es un complot xD
6) El papa de Emily es bien chingon!!! xD su abogado!! lo dice todo xD
7) Espero Renata, hunter y Luna huyan a Paris!!!!! de verdad lo ansio!!!! ya no tiene a nada que quedarse mi rens T_T
8) Quiero que metan a la puta carcel a Jensen por eso nunca lo quise ¬¬ con los putos violadores negros xD
9) Ya mencione que Jensen me recaga puto de mierda??? ¬¬ ni su puta madre lo queria se andaba tirando al papa de Noah xD
10) Dorothea que dice de esto???
Este capi me deja con dudas dudosas!!! T_T
Feliz año nuevo amor mio!!!! Te amoooooo!!!
y Hare huelga si no te llevas a Renata a PAris a ser feliz!!!! xD enserio!!! los de SME pareceran un dia de campo en comparacion a mi huelga xD
Besos
Happy new year :D

Ada Parthenopaeus dijo...

Sinceramente no se que decir, no lo se lo juro me dejaron aturdida solo quiero repetir JESEN HIJO D EPUTA DE PUTIIISMAAA! cabron de mierda como se atrvio a jugar con mi Lunatica no jodas ando de los pelo.... Beu con los dias mejoras mas y mas

Las chicas del Té de Lemmon

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...