noviembre 28, 2011

Parte dos....Historia Ada.... Solo tu!!!!

Dias frios Llenos de casi vacaciones!! y asi es como me siento!! jajajajajaja xD Bueno amor Ada te he tenido en vilo, pero bueno editar es medio complicado y mas cuando los maestros te dejan miles de tareas y los examenes a la vuelta de la esquina :P Pero bueno Aqui tienes otra parte de tu historia, se ha salido de lo divertido un poco pero bueno que te digo que me he puesto un firme proposito y quiero dejarte con la duda!!! asi que este lo recorte en el momento cumbre.... Si me gusta torturarte!!!! ;D Y bueno habra tango... ya sabes que no va bien cuando es de tres....Pero tendras que esperarte!!!!! jajajaja ;D

Pero bueno Te amo pollis!!!! de verdad que lo hago!!!! <3<3<3<3<3






Parte 2: El tiempo, el cielo y el hombre que soñaba con el precipicio….



Después de haber sentido un escalofrió recorrer mi cuerpo pude abrir los ojos, mire las cortinas y me tope con una oscuridad improvisada gracias a unas enormes telas color borgoña tendidas a lo largo de las ventanas apartando lo que suponía como un bello día.



Quise moverme lo juro, pero las piernas me reclamaron en cuanto hice el intento de girarme.



-Tranquila… deberías descansar-No me había dado cuenta de que estaba aun acompañada.



Pero el calor de mi cuerpo subió como espuma en cuanto le escuche.



Asher me acerco a él haciendo de mi respiración un caos, incluso ahora mismo le deseaba aunque la mitad de mi cuerpo se sintiera adolorida de una manera exquisita, porque si mis piernas parecían temblar y no tener fuerza, mis manos parecían adormecidas.



-Como podrás darte cuenta no te abandone…-Su voz susurro contra mi piel y descubrí que no había mejor manera de empezar el día que esta.



-Aun es temprano…-Murmure sintiendo sus brazos entorno a mi cintura, su tacto calentaba mi piel de manera única. De pronto su risa me desconcertó.



-Amor… te equivocas con lo de la hora…-Hablo lentamente.



Ahora no me importaba para nada el tiempo, agradecía que fuera sábado, no tenía que trabajar los sábados, aunque me empeñara en hacerlo, hoy simplemente tenía en mente otras cosas mejores que hacer.



Ada te estás volviendo Ninfómana



Mi consciencia en este instante era una piltrafa, si podía autoanalizarme pero ningún dialogo podría convencerme de nada justo ahora.



-Debería levantarme…- La intención se me esfumo en cuanto sus manos me sujetaron con fuerza y mi intento quedo disuelto.



-No te dejare ir…-Aquella amenaza era todo menos peligrosa. Incluso resultaba bastante tierna.



-Dame un motivo para no levantarme…-Sonreí imaginándome alrededor de 64 posibles razones.



-64…. Dudo que tenga como limite el Kamasutra- Sus ojos destellaron impacientes con un fulgor delicioso. Incluso me comenzaba a falta el aliento solo de imaginarme al menos 9 posiciones con Asher. Dudaba que se fuera con lo básico y fácil.



-Bueno por algo se debe de empezar…-ahora que nos encontrábamos frente a frente sus ojos me traspasaban, no era como si solo reflejaran pasión, había más, incluso podía percibir esperanza.



-Empezaremos por descansar hoy…-Llevo una de mis manos besando las puntas de mis dedos delicadamente –Corrección- Me miro atentamente. –Tu descansaras y yo hare el resto.



Antes de que pudiera si quiera preguntar algo él había desaparecido dejando solo una brisa pequeña y a mi necesitada y confundida.



Me recargue en la cabecera esperando pacientemente.



De nuevo quise levantarme pero mi cuerpo parecía renegar de mis intentos, mire debajo de las sabanas y me encontré con mi piel enrojecida y algunas huellas de la noche anterior. Resulta que tenia marcada levemente aun la tapa de la lavadora. Al mirarla me enrojecí por completo, agradecía a todo lo grande y divino mi memoria y retención de hechos e imágenes que justo ahora repetí a mi antojo demorándome en detalles como los besos que Asher le propino a cada centímetro de mi piel expuesta y algunas partes no expuestas.



El me hizo conocer lunares que ni si quiera sabia que tenía, los beso y señalo como si cada descubrimiento fuera fascinante y único.



Puedo decir que incluso había aprendido más que en un insípido documental de anatomía cada musculo del cuerpo masculino, lo delicioso que se flexionaba o palpitaba bajo mi tacto.



Y justo en ese instante supe que estaba total e indiscutiblemente loca por el hombre que esperaba no me hubiese abandonado.



De pronto mi móvil sonó atrayéndome a la realidad. Era Ashton, al menos la pantalla así me lo indicaba.



Conteste.



-Hola-Salude normal.



-¿Comemos juntos?-Su voz una copia fiel y exacta de la de Asher sonaba invitante al otro lado.



-Hoy… no puedo-Dudaba si quiera considerarlo, pero algo aun no me dejaba alejarme completamente de él. Era fácil decirle que salía con alguien, pero a estas alturas eso era algo que ni yo misma podía asegurar.



-Se que no fuiste a trabajar…. Porque te busque en el trabajo y hoy es tu día libre…-Su tono de desilusión hizo merma en mi.



-Hoy es el día en que lavo mi ropa, limpio la casa y hago las compras…-Había mentido a medias y esperaba que no me pillara en plena mentira, es decir, mentir era algo que odiaba y por ende no hacia bien.



-Pasare por ti mañana, hay algo que quiero mostrarte algo…-De nuevo no pude decir no, ya había usado la carta de ocupación domestica.



-De acuerdo…- Cedí sin más y con una sonrisa boba en el rostro.



-Pasare por ti a las 10, ya deseo verte.- Dicho lo ultimo colgó dejándome confundida y un tanto culpable.



-Así que… ¿Tienes una cita mañana?-Asher me miraba con el ceño fruncido desde el marco de la puerta, traía consigo una charola que por lo que podía divisar tenia fruta, huevos y café...



-Tú hermano…-Y esa respuesta no parecía ser la adecuada, incluso yo lo sabía.



Asher camino lentamente regalándome la imagen de su torso desnudo y sus caderas cubiertas por los pantalones de cuero asemejando una segunda piel.



Me incorpore lentamente ciñendo la sabana a mi pecho. Una vez mis pies tocaron el piso sentí conocimiento de cada parte de mi cuerpo aun mas dolorida debido al simple hecho que estuviera de pie.



Me sentía como el día que por primera vez había hecho rappel. Bueno primer y único día, después no lo había ni si quiera vuelto a considerar. Pero en cambio lo de anche quería que fuese así siempre.



-¿Podría?… - Pregunto y yo no sabía a qué se refería así que asentí. Las fuertes manos de Asher tomaron la sabana y tiraron de ella haciendo que cayera dejándome expuesta.



El atrapo mis manos antes de que estas se dirigieran a la tela que se encontraba en el piso.

No es que el no me hubiese ya visto desnuda, conocía cada rincón de mi de forma literal y sin reservas.



Pero tomar un desayuno desnuda no estaba entre mi lista de deseos.



-Tu piel te queda mejor…-Susurro acallando cualquier cosa que quisiera decir. Y es que si bien había leído lo suficiente, nada se parecía a lo que escuchaba o incluso sentía.



Había soñado mil veces con alguien que me acallara con un beso bajo un día lluvioso o que me raptara en un auto extranjero fuera de país. Y esto, lo que vivía ahora incluso era mil veces mejor.



Me beso lentamente, mis manos tuvieron la necesidad de viajar a su cuello. El con un movimiento ágil y preciso me acerco a la pared más cercana, mis pies ya no tocaron el piso, Asher había colocado mis piernas a los costados de sus caderas. Yo ya estaba de un segundo a otro hirviendo de deseo. Me sentía como esos autos que pueden acelerar de 0 a 300 km en menos de un minuto.



-Tu piel también es linda-Susurre en la prisión delirante de sus brazos. El contacto íntimo con su cadera envuelta en cuero era una de las cosas más eróticas que hubiera sentido jamás.

-¿Solo linda?- Su tono divertido y aquella ceja que entornaba arqueada y segura hicieron que mi corazón se dispara.



-Tú sabes a lo que me refiero-Mordí mi labio, el hombre sabia de primera mano lo que me hacía, cuanto me gustaba.



-Bueno tengo mis dudas….-Sus ojos se oscurecieron dejando atrás el verde por el negro azabache.



-Tienes que explicarme lo de los ojos…-Dije de pronto sorprendida.



El los cerró y sonrió a medias.



-¿Cuál es tu color favorito?- Pronuncio aun con los ojos cerrados, desviando mi pregunta.




-Azul…-Pronuncie teniendo una ligera idea de por qué me había hecho esa pregunta, misma que reafirme mi hipótesis cuando sus parpados me dejaron mirar unos ojos azul eléctrico, chispeantes y exquisitos acompañados de una sonrisa de lado.



-Me alegra que no sea el rosa- Rió divertido.



Y sin más le bese, porque no podía quedarme quieta con la ansiedad, porque sus labios y los míos comenzaban a crear una dependencia inexplicable.



Escuche como algo se desgarraba y supe que eran sus pantalones cuando su miembro rozo mi muslo y choco contra mi vientre.




Y ahí no paro aquello, en un movimiento certero y delicado se introdujo en mí con tanta cadencia que sentirlo fue una sensación delirante. Jadee por que este hombre me sorprendía, me calentaba y arrinconaba como ningún otro.



-No quiero que esta vez te canses- Pronuncio acariciando mis piernas, su cadera se enterraba entre mis muslos, sus labios devoraban mis hombros y yo me sentía ajena a mi cuerpo disfrutando cada toque, cada roce, cada embestida.



Asher me tomaba con cuidado y dulzura, pero el erotismo y sensualidad que derramaba con cada beso húmedo, con cada caricia y el vaivén de sus caderas definitivamente era lo más cercano al paraíso. Justo ahora me importaba un bledo todo. Era jodidamente feliz.



***

El desayuno lo tomamos desnudos en la cama, riendo y jugando.



-Quisiera saber mas de ti…- Dije después de tomar una brocheta de frutas y comerme la estrella de kiwi en la punta.



-No es que yo sea algo bueno…- Su rostro se torno sombrio, pero no me asusto ni un poco. Al contrario sentí la necesidad de abrazarle pero supe que podría alejarme asi que continue con la fruta.



-Nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario…-Quise animarle a que continuara.



-De verdad quiero decirte todo….pero temo que termines alejándote de mí, que me odies y no te vuelva a ver…-Su mano busco mi mano acariciándola. Supe que la advertencia iba sobre algo más allá de lo común.



-Solo dilo…-Cerré mis ojos preparándome para lo peor, lo que viniera ya cambiaria todo lo sabía y aun así debía tener conocimiento de todo.



-Soy un demonio, me refiero a no la clase de demonio que imaginas anda matando a diestra y siniestra las cosas buenas….-No pude más que tragar ruidosamente, le mire invitándole a que siguiera- Mi hermano y yo nacimos al mismo tiempo solo que él fue perdonado. No sabes como el castigo de los padres aun recae en los hijos. Al menos en mi caso, porque si yo te dijera quien soy Ada, probablemente no me creerías- La agonía en sus ojos me hizo abrazarle, me había desarmado el dolor en sus palabras.



-No debes permitir que los errores del pasado te persigan atentando tu futuro- Le susurre lentamente.



-No considero que mis padres hayan cometido un error al tenernos- Interrumpió –De hecho, les agradezco que nos hayan traído al mundo, después de todo nadie es dueño de las circunstancias y hay que agradecer el destino-Me miro apreciativamente-Nuestros padre eran dioses, pero se rebelaron y huyeron del por decirlo así paraíso. Así que su unión fue condenada. Mi madre murió al darnos a luz, mi padre enloqueció a su muerte y nosotros fuimos separados. Asher cayó en manos de una buena familia, fue rescatado y protegido, yo en cambio fui sumido al rencor y a la oscuridad desde que tengo memoria y razón. Crecí en algo que dejaría al infierno como un hotel 5 estrellas. Fui entrenado para ser letal, para matar todo aquello que viva en la noche…-Su mirada se perdió en algún punto de sus recuerdos y yo solo sentía que el mismo corazón se me rompía en mil pedazos.



-Lo siento tanto…-No se me ocurría algo que pudiera compensar la tristeza que se asomaba en sus ojos ahora tan negros como el ónix.



-No lo sientas, es lo que te da la vida y depende como lo tomes, créeme cuando te digo que estoy agradecido que por lo menos mi hermano sea feliz, que haya tenido una infancia feliz, que tenga recuerdos tan agradables y que la familia que lo acogió lo ame. Yo lo he visitado cada noche desde que tengo 8 años. Además puedo ver sus sueños, lo que piensa, todo. El por el contrario no puede por que no sabe de lo que puede ser capaz- Cuando hablaba de su hermano sus ojos chispeaban de alegría y orgullo. Supe que ahora estaba en un triangulo complicado.



-¿No puedes salir en el día?-Cuestione algo vital que sus palabras reflejaban.



-No es eso, hasta donde se no me hará explotar o quemarme o desvanecerme…Solo es que nunca he salido ni visto la luz real-Confeso con un poco de vergüenza.



-Podemos con eso- Aun no sabía por qué no me había caído de la impresión lo juro.



-Yo he matado a personas Ada, a seres humanos por órdenes. Si bien cuido y resguardo la noche. Antes de lo que soy ahora me fue encaminada la misión de asesinar a pueblos y villas enteras, sin distinción de edades o sexos….-Sorprenderme de sus palabras era poco, ahora sabía que estaba en manos de alguien peligroso.



Me aleje instintivamente de su lado.



-Nunca te haría daño a ti…-Su voz tenia dolor impregnado, pero yo no tenía mucho con que defenderme. No es como si me dijera algo como “Hey tengo adicción al juego” me decía claramente que era un demonio y yo a estas alturas no sabía cómo manejarlo. La palabra asesinar iba encaminada a una serie de imágenes relacionadas, las cuales incluían sangre, dolor y familias que perdían a un hermano, un padre, un amigo o un vecino.



-Como es que….-Ni si quiera pude terminar de formular una pregunta coherente antes de que él me interrumpiera.



-Yo fui usado en otro…. Mundo por decirlo así. Hay mas dimensiones de las que crees, hay cosas que no te imaginarias nunca, cosas tan oscuras que solo pensarte cerca de algo así hace que me hierva la sangre- Y como sus palabras sus ojos se volvieron borgoña.



-Tu…. eres un demonio- No quería que mi voz sonara ahogada pero así salió. Sentía angustia y el miedo comenzaba a apoderarse de mi consciencia.



-No me van a salir cuernos ni cola-No había ni una pisca de gracia en la sonrisa burlona que acababa de esbozar-Soy más del tipo protector, fui condenado a la oscuridad, al destierro y al dolor hasta que alguien me matara….O tuviera algo de fe o efecto en mi… Y ahí es donde entras tu-Su mirada quemaba aun teñida de rojo, su boca era una línea firme sin que mostrara cambios o algún indicio de que su historia no fuese verdad. Y hasta ahora creía que mi mente había sucumbido al trabajo o quizás y solo quizás solo era un sueño.



-Todo es tan real e increíble pero créeme que a pesar de ser tan prematuro yo te necesito, no puedo imaginarme fuera de tu vida y no quiero si quiera imaginarte lejos de mi…-Su voz se quebró en el último momento. Nunca había visto a un hombre del tipo rudo o seductor como Asher llorar. Comprendí tan pronto que su dolor se filtraba por su piel y yo incluso lo podía sentir, no es que fuera empática o algo por el estilo, pero lo sentía, sentía la necesidad de correr a sus brazos para abrazarle y besarle pero mi cuerpo se quedo estático.-Yo sé que tengo muchos defectos y que no puedo ser lo correcto para ti, pero déjame amarte, déjame quedarme a tu lado y demostrarte cuan humano soy…-El aire abandono mis pulmones y en un momento solo la oscuridad inundo mis sentidos.



***

Cuando abrí los ojos la habitación estaba iluminada gracias a la luz cálida de las lámparas, aun estaban las telas en las ventanas. Hubiera preferido un golpe en el estomago a lo que me encontré después.



La nota en la almohada no podía hacerme nada, parecía inofensiva pero sentía que su contenido me heriría de modo profundo. La tome como si fuese la cosa más peligros y con un nudo en la garganta la abrí.



Te Amo…. No te abandono, solo te dejo respirar….



Y esas palabras me sobrepasaron, es decir al menos no me había dejado de forma irracional como me lo esperaba, como los libros repetían una y otra vez. El me lo aclaraba y yo ante tal sentimiento desconocido me abrace a mi misma esperando que de un momento a otro el llanto me acompañara.



El sueño en algún punto me gano, no había mucho en mis sueños, ahora un panorama de airoso revoloteaba en mi mente. Había un enorme tramo rocoso y después nada. Solo vacio y frio.



***



Desperté y lo primero que había hecho era quitar las telas y arrojarlas lejos de la hermosa alborada que se asomaba. La luz revestía los viñedos y acariciaba la silueta de la ciudad. Suspire.



Hoy tenía una cita con Ashton y me sentía particularmente abrumada, si bien el era una persona normal, sabía que verlo era contradecir a mi corazón.



Por muy tonto o desesperado que pareciera esperaba ver a Asher, su sonrisa torcida y sus brazos alrededor de mi cintura. Pero el silencio respondió lo esencial. No estaba y dudaba que de verdad volviera.



Me arregle y puse la mejor mueca agradable que tenia. Mi plan de usar vestido se había vuelto obsoleto gracias a las marcas que Asher había dejado por mi cuerpo, reflejo de la pasión que había marcado paso a paso en mi cuerpo. Solo recordarlo era difícil, tanto como el extrañarlo así como idealizarlo como un ser oscuro, demoniaco.



Ashton llego a la hora exacta ni un minuto más ni un minuto menos. Abrí la puerta topándome con un arreglo hermoso de Lilas, orquídeas y girasoles colocados armoniosamente. Nunca había visto arreglos así, tan fuera de lo común. Uno pensaría que era algo ilógica la combinación, pero hasta que no veías como cada flor se encajaba de forma increíble y vibrante no lo creerías.



-Estas hermosa Ada…-Saludo el hombre, si bien el se veía exquisito en unos jeans y una polo, parecía incluso que ambos nos habíamos coordinado.



Esta vez el condujo y pude relajarme, me contaba de su trabajo, de su familia y sobre todo en cómo le alegraba que saliéramos juntos.



-Pensé que no volvería a mirar esos ojos castaños…-Sonrió y mi corazón se disparo. Hoy había algo diferente, éramos los mismos pero ahora que lo conocía a fondo y me sonreía algo parecía llamear en mi interior. Su sonrisa era cálida y de un modo jodidamente candente. Sus ojos azules eran atentos e inteligentes. Pronto me vi sonriendo, el tomo mi mano y quizás éramos los mismos pero además de cómoda me sentía feliz.



Si, las cosas se ponían difíciles, eso pensaba cuando mi móvil sonó.



-Te extraño….-Asher hablaba al otro lado.



-Estoy ocupada- Corte tajante, porque de verdad disfrutaba la charla y compañía del hombre a mi lado.



Cuando aparcamos en un mirador, al menos lo veía yo así ya que la vista era simplemente increíble. Había incluso una cesta y un mantel dispuesto para un día de campo.



Ashton se acerco a mi contemplándome, yo hacía lo mismo y me gustaba lo que miraba. En sus ojos había dulzura, amor y sabía que no me sorprenderían con un color diferente a cada parpadeo.



El beso era delicado pero a la vez lleno de entrega de un sentimiento que no identificaba y de deseo.



***

El día de campo había ido perfecto, entre risas y besos dulces. Leyó incluso para mi mientras el sol calentaba nuestro espíritu y el viento acariciaba nuestros rostros, la sombra de un árbol habían sido testigo de la mañana y la tarde que pasamos juntos. Incluso dormí entre sus brazos mientras sus pulgares acariciaban mi rostro. No había nada que se le comparase a esto, la noche anterior parecía desvanecerse de mis prioridades, ahora me sentía plena mientras mis pies ya sin zapatillas desde hace horas eran acariciados por un césped recién cortado.



-Es hermoso…-murmure mirando como un atardecer pintaba el cielo de tonos anaranjados.



-Tú eres más hermosa que un cielo pinto, que un manto estelar….-Me beso de nuevo, yo podía vivir con esto, podía ser feliz lo sabía. Pero un rostro conocido se asomo en mi mente.



-Creo que debemos irnos…-Musite sin ganas, necesitaba despertar de mi delicioso sueño antes de que algo pasara, no era justo para ninguno de los tres lo que estaba pasando lo que yo hacía.



-Solo una cosa más….-Ashton llevo su mano al bolsillo y saco una caja pequeña y discreta de color negro. Al abrirla un hermoso dije en forma de media luna con un sol brillo.



-No puedo aceptarlo…-Dije aun asombrada por tal detalle.



-Y yo no puedo aceptar que no lo quieras… en cuanto lo vi pensé en ti…-Lo coloco en mi cuello y beso mi nuca estremeciéndome de pies a cabeza.



Nos alejamos de la mano. Mire mi regalo y pude entender cuan parecidos éramos. Ambos teníamos un poco de luz con el sol como lo era Ashton pero también teníamos a la luna oscura como Asher.



Al llegar a mi casa sentí un extraño Deja-vu que no entendí. Ashton bajo del auto para acompañarme al pórtico. Pero antes de que pudiera hacer nada alguien llego por atrás derribándolo. Una silueta sin una forma fija pero con un par de ojos fríos y fijos me miraba expectante.



-Asher no te protegerá…. Nada lo hará-Una voz sepulcral se escapo en el aire. Mientras las piernas no me permitían moverme de la impresión. No sabía si llorar, correr o gritar.





Ada Te amooo!!!! :D

3 comentarios:

Ada Cullen dijo...

Ohhh Diooos ... NOooooooo ensrrio soy tan mala, si, yo haria lo que tu ada hace, bearia al hermano buenbo si me camina pero la culpa no tardaria en llegar. Dioos mori con eso y me dejas asioiiiii maaaaalaaaa maaaaalaaa maaaalaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!! Quiero llorar por mio Asher ... Ashton que flojo porque cae tan facil ... Dios divago

¡¡bamh!! dijo...

OMFFFFFG!
Dioses, ¿quien se cargo al gemelo bueno, quieeeen?
Ay, Ale, eres mala!!!! DX Dx DX
Aaaaaay, yo no se a quien le voy, pero me inclino por la oscuridá! XD
Aaaauh, esa Ada picarona! ;)
Quiero saber más, plis, Ale, no tardes tanto en publicar!, porfitas!!!! :D ♥

Jesica dijo...

AHHHH OMG.. YO ME QUEDO CON ASHER NO SE QUE TIENE (BUENO A PARTE DE LO OBVIO) EJJEE QUE ME ENCANTA JEJEE

Las chicas del Té de Lemmon

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...