septiembre 29, 2010

Búscame - Capitulo VI



Hola, lectores de Tea Party.

Quisiera poder levantar los ánimos con este nuevo capitulo de Búscame, en verdad que si quisiera. Quisiera poder cambiar el tiempo, borrar cosas, cambiar a la gente o mejor aun, despedasarla con la mirada. Pero ya que se que no puedo hacer nada de lo escrito anteriormente, solo diré: "Mi Cricri, eres mi media Naranja, mi Imps, mi Mejor amiga, eres todo lo que alguna vez imagine tener y que ahora esta en mi vida. Así que cuentas conmigo en las buenas y sobre todo en las malas. Te amo".

Espero que disfrutes de este nuevo capi y que en un futuro no muy lejano, máximo tres días ¡eh! retomes tus historias, esa de los Funerales XD, la de los cuerpos cambiantes y todas las demás que las lectoras aman, apuesto a que si.



Saludos y sin más por el momento, Enjoy ^^




Capitulo VI



Me congele.

Ella sonrío y después cerró los ojos acurrucándose más en mi pecho. Sabía que tenia que decir algo, pero nomás no salía. La quería… la quería mucho. Pero no, no la amaba, al menos no como esas dos palabras significaban en mi diccionario personal.

La mire dormir el resto de la noche. Vi como se movía y sonreía en sueños. Yo me sentía una mierda, la peor de todas. Pedía un “Te amo” por parte de Serena, no se si Amelie pedía uno de mi parte.

Casi al amanecer me pare del sofá en el que dormía Amy placidamente. De inmediato me sentí solo, frío, vacío. Su cuerpo menudo se hizo un ovillo en el sofá de piel negra. Llevo sus pequeñas manos cerca de su pecho. Era hermosa, no había duda.

Fui a la cocina a pesar de que todo mi ser quería estar a su lado, quería… muy masoquistamente estar rodeado de esos brazos y de esos labios rojos. Prepare un poco de cereal. Yo quería un trago de whisky, pero eso solo me dañaría las entrañas, no quería estar muerto. No aun. Estaba en mi desayunador, observando a Amelie como un maldito acosador. De pronto ella se giro, dándome la espalda, la frazada con la que nos habíamos tapado en la noche, se callo de sus piernas blancas. La mire como un hambriento. No pude evitar la dureza entre mis piernas.

Sus pies descalzos, sus torneadas piernas, su cadera, su espalda. Toda ella me llamaba. ¿Qué era yo? Un loco, un demente, un enfermo y todos los demás sinónimos habidos y por haber, que podrían describir a alguien como yo. Cambie de lugar para no tener que verla con lujuria. Porque eso era, era lujuria, deseo, lo que ahora sentía por ella. Y un poco de miedo también, por el poder de esas dos palabras.

Te amo.

La mañana trascurrió peleando con mi libido. Peleando con mis manos, con mis labios, con mi lengua, que ansiaban perversas cada rincón, cada pulgada de su piel y su cuerpo. Mis dientes clamaban su piel. La piel roja de sus labios.

-¡Ahhh! – un grito de Amelie me hizo pegar un brinco.

Corrí hasta ella. Estaba sudando frío.

-¿Estas bien? – quite varios mechones de su cabello oscuro que cubrían su rostro.
-S-no. Tuve una pesadilla – se lanzo a mis brazos y lloro largo y tendido.
-Ya paso, solo fue un mal sueño, Amy.
-No me dejes, no por favor – se derrumbo.

Ella jamás se derrumbaba. Algo malo, muy malo pasaba con ella. Por eso volvió de quien sabe donde. Debí sospecharlo antes, ¿Qué clase de persona era? Y me decía llamar su amigo.

-Amelie, dime que pasa…
-Oh, Eric. Vas a decir que soy una tonta…
-Dime que demonios pasa, Amelie – exigí. Tome su rostro entre mis manos y quite las lagrimas que caían de esos ojazos azules.
-Yo… iba… a casarme en Londres – dijo y desvío la mirada rápidamente.
-¿A casarte? ¿Con quien? – prácticamente gruñí.

Me sentí celoso, estaba dispuesto a matar a la basura con la que ella se iba a casar.

-Con un hombre, obvio.
-Amelie – advertí. No estaba para chistecitos.
-Bien. En Londres conocí a un ingles… y… nos gustamos. Después me pidió matrimonio y acepte. No se en que pensaba, creí que lo amaba, pero no. Y huí. Un día antes de la boda. No iba a ser muy grande, tan solo amigos y familia de él, pero… se que hice mal, pero… - balbuceaba.
-Huiste.
-Sip – asintió.
-¿Por qué lo hiciste?
-Ya te lo dije, porque no lo amaba. Creía que si, pero solo fue el momento. Él me hacia sentir como una princesa. Su familia me quería. Yo…
-Te sentías completa con su familia. – de nuevo asintió.

Claro. Amelie perdió a sus padres, era lógico querer estar con una familia después de perder la propia. Mis padres la amaban claro. Pero su familia no la dejo desamparada, curso la preparatoria en una escuela privada, un colegio en Londres. Después entro a Oxford y ahí perdimos contacto con ella. Como no éramos parientes cercanos, solo podíamos llamarla los fines de semana al colegio. Sus padres le dieron un buen futuro aun cuando ellos murieron.

-¿Por qué dices que no te deje?
-Porque… porque tu tienes una vida, Evan. Yo solo vine a estropearla con mis niñerías. Te cansaras de mi y me dirás “Amelie, no es que no te quiera – imito mi voz – pero ya no te quiero cerca de mis cosas, vete”. No soportare eso. Pero si quieres que me vaya, lo haré. Tengo algo de dinero, buscare un lugar donde estar. Solo hasta que piense que hacer con… mi vida – bufo.
-Amy, no quiero que te vayas.
-¿De verdad? Más tarde querrás que me vaya.
-No quiero que te vayas nunca. ¿Entendido? No a menos que tú quieras irte.
-Eso sonó a amenaza.
-Amy, no estoy jugando. En verdad quiero que te quedes… conmigo.
-Yo quiero quedarme también – me abrazo de nuevo.

Mi cuerpo se prendió en fuego de inmediato. Busque su boca y la bese con toda la pasión reprimida tantas horas. Ella no rechazo el beso, sus manos viajaron por toda mi espalda, dándole choques eléctricos deliciosos a cada extremo de mi cuerpo.
Que me detengan porque Amelie Rathbone iba a ser toda mía.

-Oh Amy – beso la columna de mi cuello.

La recosté en el sofá. Ella abrió sus piernas dándome espacio. Comenzó a desabotonar mi camisa, sus dedos de artista eran rápidos, pronto estuve desnudo para ella.

Acaricie sus piernas cremosas, besando sus hombros; me deshice de su ridículo vestido floreado. Quedo a la vista su conjunto de ropa interior, que era un divertido estampado de puntitos de colores. Sus pechos redondos y generosos me pedían a gritos besarlos. Y lo haría.

Me incline, los bese y mordí aun sobre su sostén, sus manos se aferraron a mi cabello, sonreí. Sus pies desnudos acariciaban mis piernas. A cada caricia o movimiento de ella, me ponía más y más duro. Era increíble la sensación de placer que me daba. No había sentido eso con…

-¿Pasa algo? – beso mi barbilla.
-Nada… Eres hermosa – le dije y sus ojos azules brillaron.
-Ven acá – jalo de mi cuello y me beso.

Mis manos fueron a sus braguitas. Las avente a algún lugar de la sala. Baje mis pantalones y después pelee con ellos para por fin quitármelos. Mi boxer estaba a reventar. Mi miembro estaba gritando la zona húmeda de Amelie.
Mis dedos volaron a ese triangulo oscuro entre sus piernas. Sus gemidos y sus “Oh si, si así” estaban desquiciándome, yo quería estar dentro de ella. Darle todo de mí. Hacerla sentir en el cielo.


-Ya, hazlo, hazlo – jadeaba con los ojos cerrados, apretando con fuerza el cojín donde descansaba su cabeza.

Tome mi dureza, guiándola a su centro…

-¡¡Eric!!

Un grito me detuvo el mundo.

-Ve a ver quien es… - dijo Amelie cubriendo su cuerpo con la frazada. Aun así estaba preciosa, sus mejillas rojas y sus labios hinchados.

Me vestí a regaña dientes, camine a la puerta y me asome por el ojillo de la puerta.

-¡Oh Eric! – Era Serena.

2 comentarios:

Isabella Macouzet dijo...

Lindo, lindo, so cool, ahora se pone complicadilla la hist solo me falta mi té de limón.

Besos chica

Ale!! cRaZy StAr!! xD dijo...

Dios mio amor me he quedado sin palabras!! Te amo y eso lo sabes! pero nunca me cansare de gritarlo y decirtelo! Es cierto yo desearia volver el tiempo y no haber conocido a las personas que conoci...los momentos que pase.. y las mentiras que me pronunciaron... te amo mi beu gracias por todo el apoyo que a diario me das, leyendo cada estado de animo en el que he estado inmersa ultimamente te amooo!!

Que puedo decir del capi!! buenisimo amo a eric y a Amelia ademas que rayos hace esa perra cof cof Serena ahi?? ella lo habia dejado que lo deje... jaja Te amoo amor escribes excelente!!!

Las chicas del Té de Lemmon

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...