marzo 11, 2011

Maldita delicia. Capitulo XX, Final de Temporada.

¡Tsss! Hemos llegado al final... Pero no se asusten, que solo es el final de temporada de Maldita delicia. Y como dice mi Ale, de la Maldita delicia deliciosa ;D Terminamos con las palabras de Renata. Que ahora saca a la luz un par de secretos y vidas unidas.
Espero que este capitulo final les guste. Yo ame escribirlo, en realidad cada capitulo me tenia picandole a las teclas como una demente. Con ojos de loca XD Disfruten mucho de este capitulo :D Pueden dejar sus dudas, comentarios y todo lo que quieran en la columna derecha. En el espacio que dice "Dudas y aclaraciones" o dejar sus comentarios en nuestro espacio del Facebook, (o como yo le llamo: Caralibro). Gracias por seguirme a través de 20 capítulos deliciosamente malditos ♥ Y créanme, esta historia no esta cerca de terminar. No podría dejar a las chicas así como asi... Aun hay cosas que resolver. Muchas cosas créanme :) Por lo pronto, reanudar letras y capítulos con Búscame :3 Aunque yo creo que ya hice sufrir mucho a Eric... Pero Amelie tiene un par de sucios secretillos :D
También trabajo en mi nueva historia: Cuando los planetas se alinean. Tengo varias cosillas en mente y un par de borradores, pero la idea original ahí esta X)
En vía de mientras -dicen jaja- disfruten de este final de temporada... Y griten con locura por estos secretos develados. Cuidence mucho y comenten ;) Abrazos miles y gracias ♥


PD: Mi Cricri, si te contaba los secretos de este capi, la sorpresa se arruinaba DX ¡¡Te am♥!!


20. La vida es para vivirla


Nota: Continuación capitulo XV


Renata Cotty

-¡¡¡Renata!!!
Abrí los ojos lentamente. Vincent me miraba. Lucia alterado. Asustado. Sonreí para calmarlo. Suspiro y me tomo entre sus brazos.
-Dios, no me hagas esto… - me apretó con más fuerza.
-Ya… - su abrazo era muy fuerte. –Me robaras el aire si sigues apretándome así.
-Oh… - Soltó un poco su agarre, pero no me separo de su pecho.
-¿Dónde estoy? – pregunte mirando a los lados.
-En mi despacho – respondió una voz detrás de Vince. Era su jefe, George Hopus. Tenía una sonrisa en su rostro.
-¿Qué paso? – pregunte avergonzada.
-Te desmayaste, ¿no lo recuerdas?
-Bueno… - lo único que recordaba era ese perfecto rostro de ojos azules. Sabía que si me hubiera mirado hubiera muerto en ese mismo segundo. Era como el animalejo ese de la Saga fantástica favorita de Luna, el Basilisco o algo así, que al mirarte caías muerto. Él era algo así… O quizá mucho más letal. Letal y hermoso.
-Julien te trajo aquí…
-¿Julien? – pregunte mirando a mi hermano.
-Si, el tipo que llego en cuanto te desmayaste.
¡Oh! Así que su nombre era Julien. Vaya… mi corazón se agito.
-No te desmayes de nuevo, Nat, por favor…
-Estoy bien – mentí.
Para nada que estaba bien. Estaba totalmente loca por saber de ese chico. De Julien. Su nombre, como todo él, eran sexys. Se escuchaba demasiado sensual como para decirlo en voz alta.
-¿Por qué tienes esa sonrisa de loca? – Vince me miraba con curiosidad. Negué con la cabeza.
Intente bajarme del sofá de tres plazas en el que estaba, pero mi hermano lo impidió. –No te dejare ir hasta no saber que estas bien. Aun te veo pálida.
-Vince, es mi color natural, ¿recuerdas?
-No, a mí no me engañas… Color natural – mascullo. –Sr. Hopus, ¿podría regalarme un poco de agua?
-Seguro… - el hombre asintió y nos dejó solos.
-Ahora dime la razón de tu desmayo. ¿Seré tío o algo?
-¡¡¡NO!!! – jadee, esta vez sí estaba asustada. -¿Estás loco? Soy muy joven…
-Pero siempre has deseado una familia.
-Vince, lo sé. Siempre. Pero aun no estoy lista… Mi último gato escapo y Cartón aun no regresa…
Vincent no lucia complacido. Sin embargo no dijo más, me ayudo a sentarme, me trataba como si me hubiera roto una pierna.
-El tal Julien actuó rápido. Te sostuvo antes de que cayeras al piso.
¿Así que estuve entre sus brazos? Dios…
El Sr. Hopus regreso con una botella de agua, se la tendió a mi hermano.
-¿Cómo estas linda? – pregunto con media sonrisa.
-Mejor, gracias. Qué pena… - hundí la cabeza entre mis manos.
-No debes avergonzarte. La vida es estresante. Más en Nueva York… Admiro a tu hermano. Vivir solo, en lugares que no conoce, y más siendo un artista. Eso es ser valiente. Yo jamás me hubiera podido fugar de mi casa. Por más que mi madre me sobreprotegiera, yo era muy de mi casa, de mi familia. Aun ahora… - bromeo.
Vince rio un poco.
-Dime, Vince – miro a mi hermano. -¿Ya tienes lugar donde vivir?
-Por ahora espero que mi hermana me de asilo… Sera temporal Nats – agrego. Asentí.
-Bien, si tu hermana cambia de parecer, tengo un loft que te puedo rentar. Es pequeño, pero para un hombre soltero como tú, le vendría bien.
-Oh, sí, muchas gracias.
-Perfecto… Los dejo, tengo que atender un par de asuntos… - de nuevo salió.
Aproveche la oportunidad y me puse de pie. Vince tomo mi brazo.
-Ya quiero irme, ahora sé porque Luna refunfuñaba cuando su hermano la trataba como a una invalida.
-Así que tu amiga también se desmayó – murmuro Vince. –Sera un virus…
O un hombre, complete en mi cabeza.


Salimos del despacho del Sr. Hopus, la puerta daba a la parte trasera de la cafetería. Había un poco de clientela. El jefe de mi hermano charlaba en la barra con un tipo. No lograba ver su cara. Nos acercamos un poco más. Vince me dejo en una de las mesas y me amenazo con la mirada. Asentí, me quede ahí sentada. Lograba escuchar parte de la plática del Sr. Hopus con el tipo.
-Julien… Niño, te dije que no vinieras. ¿Acaso quieres provocar una guerra entre tu madre y yo?
-Venga George – tenía la voz más sexy que jamás hubiera escuchado. Me acerque un poco más. –No es eso, solo que es aburrido estar en casa. Mi madre se la vive en su oficina. Y mi hermano igual, no sé qué le pasa, antes era divertido. Seguro que un par de piernas se le atravesaron en el camino… - soltó una carcajada.
-Tu hermano no es de esos. Lo sabes – sonó a regaño. –Es un chico responsable, un hombre, deberías de aprenderle un par de cosas. Dejarte de niñerías y aprender del negocio…
-¿Negocio? La moda no es negocio… Ya te lo dije… Conocí un bar la otra noche. Y el gerente era amigo de mi madre. Es o no lo sé. Pero dijo que buscan inversionistas, quieren un bar en Las Vegas. Invertiré. Jimmy…
-¿Sabes?, –interrumpió el Sr. Hopus - Juls, esto ya no es la secundaria, es la vida real. Podrías perder una fortuna en ese bar…
-Venga, George, pensé que creías en mi sano juicio…
-Juls… lo intento, hijo, pero no… No puedo.
-El pasado en el pasado. ¡Pensé que habías olvidado mi desliz!
-¿Tu desliz? Eso no lucia como un desliz. ¿Sabes lo que tuvo que hacer tu madre para que no salieras en los periódicos?
-¿Y…? A ella solo le importa una cosa… ¡Tristan! ¡¡Y estoy harto de eso!! – dio un puñetazo a la barra y salió del lugar.
El Sr. Hopus se revolvió el cabello. Me acerque a él. Lo tome del brazo para que supiera que había espiado toda la conversación.
-Es un chiquillo testarudo – suspiro.
-Así somos los hijos… necios – sonreí.
-Supongo que si – regreso la sonrisa.
-No se preocupe…
-Dorothea pegara el grito en el cielo cuando se entere que vino a verme.
-¿Dorothea…?
-Sí, es hijo de Dorothea Van Gulick… Quita esa cara, niña. Ella no es un monstruo. No cuando se trata de su familia, solo a veces – agrego más para sí mismo.
Aun no podía reaccionar. Julien Van Gulick. ¡Tristan! Eran hermanos. ¡¡Dios!! No cabe duda que el Mundo es una servilleta.
-¡Nats! – mi hermano volvió de quien sabe dónde. -¿Lista para irnos?
-¿Eh?
-Tu hermana sigue aturdida – comento el Sr. Hopus.
-Se le quitara en el camino… Espero – Vince me tomo el brazo. –Nos vemos mañana George.
-Seguro, cuídala, un poco de té la repondrá.
-Adiós, Sr. Hopus – alce la mano.
No era aturdimiento. Era sorpresa. Una tremenda. Más grande que el mundo mismo. Quizá exageraba. No lo sé. Luna y yo, perdidamente estupidizadas por un Van Gulick. Sin duda visitaría a Luna más tarde, o mejor aún… ya mismo.

Subimos a un taxi. Vince me miraba de reojo, lo sentía.
-Venga, escupe, Vince. Deja de mirarme…
-Solo que… estas diferente. Con esos ojos de loca…
-Agh, solo quiero llegar y contarle a mi Luna que tengo a mi hermano aquí – en parte era verdad. –Solo eso – reafirme. -¿Podría ir más rápido? – pregunte al taxista.
-Voy lo más rápido que es legal, señorita – respondió el tipo.
-Debería de ir más rápido – rezongue y cruce los brazos sobre mi pecho. A este paso llegaría mañana a mi departamento.
Eran más de las 10 de la noche, había un tráfico de los infiernos.
-¿Cuánto tiempo estuve inconsciente?
-Mmmh, no lo sé, un par de horas, quizás más, quizás menos, ¿por?
-Nada, solo que ya es tarde. Espero que Luna no este dormida.
-¿Esa amiga tuya… trabaja?
-Claro, es fotógrafa. La fotógrafa de la mejor revista de moda: Spotlight.
-Mmmh, muy conocida en su casa – Vince alzo las cejas.
-No es mi culpa que no sepas del mundo, Vince. Esa revista es una de las mejores. Y mi Luna es una artista, así que cuidado con criticarla, porque la defiendo con uñas y dientes.
-Ya va, tú tranquila – alzo las manos. –Solo decía.
-Bien – alborote su cabello. –Me da gusto que estés aquí, Vince.
-A mí me da gusto que te de gusto. Al menos sé que me albergaras en tu departamento un tiempo, ¿cierto?
-No temas, quédate el tiempo que necesites. Solo me ayudas con la renta, y la comida…
-Oh mierda… Ok, ok, te apoyo…
-Llegamos – anuncio el taxista.
-¡Qué bien! – baje con rapidez y corrí a la acera. –Rápido Vincent – grite desde la entrada al edificio.
-Aquí tiene, disculpe a mi hermana, está loca…
-Te escuche, bobo.
Vince bajo del taxi. Tomo mi mano y subimos al primer piso donde vivíamos. Escuche a la Sra. Spencer pegar la oreja a su puerta. En la planta baja solo había 3 departamentos y la caseta de vigilancia. En el primer piso eran 4. Luna que era el 202, al lado el 203, que según tenía entendido estaba vacío, nunca había visto a los inquilinos de ese lugar. El 204 al lado mío. Y yo, el 205 frente a Luna.
-¿Eso es sangre? – mi hermano se inclinó para mirar más de cerca una mancha en el piso de mármol color hueso.
-¿Cómo dices? – me hinque a su lado. -¡Luna! – me puse de pie de un brinco. Casi derrumbaba la puerta de mi amiga.
-¿Dónde es el incendio? – Luna abrió la puerta. Sus ojos entrecerrados y su cabello aplastado de un lado. Estaba dormida sin duda sobre su diván.
-¿Estas bien? – la tome de la cara. Revisando cada pulgada.
-Rens, estoy bien – sonrió. -¿Qué pasa? – se asomó al pasillo.
-Así que ella es Luna – Vince se incorporó.
-¿Y tú eres…?
-Lu, él es Vicent, mi hermano, llego el sábado…
-¿Tu hermano? –Luna abrió los ojos y me abrazo. –Wow… estarás orgasmeada de felicidad.
-Algo así – sonreí.
No podía esperar más tiempo para contarle a Luna lo que sabía. Vince se quedó en silencio, mirándonos.
-Mejor me voy, se ve que ustedes tienen mucho de qué hablar. Mucho gusto, Luna… - sonrió y nos dejó.
-¿Cómo piensas entrar al departamento si yo tengo esto? – le mostré las llaves.
-Cierto… - estiro su mano. Le tendí las llaves sobre la palma de su mano. –Gracias… Y Luna, lindo peinado – sonrió.
-Gracias… - Luna sonrió y me jalo dentro de su departamento. -¡¡Tengo tanto que contarte!!
-Yo también – casi me atragantaba con las palabras.
-Tu primero – dijimos al mismo tiempo. Nos carcajeamos. –Tu primero – repetí…
-No, mejor tu…
-Venga, mi noticia te caerá como bomba – advertí. Luna brinco sobre el sofá. Se retorció los dedos y echo a un lado su cabello.
-Suéltala – jadeo y tomo mis manos.
-Ok… Mi hermano, Vince, conoció al Sr. Hopus, el exjefe de Jennifer en no sé dónde, quizá Londres, Francia o uno de esos lugares… el punto es que lo conoció y le ofreció empleo en su Galería – dije con rapidez, tome aire, mi amiga asentía siguiéndome en mi relato. –Me llevo a su Galería, hoy, hace un par de horas. Casi me desmayo al ver al Sr. Hopus, que es un hombre de esos maduritos por los que seguro te encueras – sonreí con lujuria. Luna no aguanto la risa y sofoco un grito. –Eso no es todo, Lu…
-¿Aún hay más? – chillo.
-Si… Oh Dios, Luna me desmaye, me desmaye al verlo – gemí.
-¿A quién, a quién? – pregunto desesperada. -¡¡Dime!!
-Es guapísimo, Luna. Un Dios sin duda, mi Dios personal. Me cayó del cielo. Oh Dios… caí al piso en cuanto lo vi… Fue como tú y Tristan…
-¡¡Oh!! – Luna grito como loca, y yo le seguí. Gritamos hasta que Luna por fin dijo que necesitaba un poco de descanso después de casi 10 minutos de locura. –Por Dios… Un Dios, otro más en la ciudad. Es que esto es imposible – regresaba de la cocina con dos botellas de agua. Me dio una que abrí al instante y le di un largo trajo. Necesitaba algo más fuerte.
-Conozco esa mirada – advirtió Luna. Fue a su cocina y regreso con dos copas para vino y una botella. Destapo la botella y sirvió generosa en las copas. –Por nuestros Dioses personales – alzo su copa. La imite y las chocamos un poco. –Salud.
Ambas bebimos, Luna casi dejaba a la mitad su copa.
-Sígueme contando, ¿Qué más paso?
-Pues me desmaye, desperté en el despacho del Sr. Hopus. Fuimos a la cafetería… y ahí seguía mi Dios. Y… Oh Luna… Respira…
-Me estas asustando, Rens.
-Su nombre es Julien…
-Ajá… - Luna me miro con intensidad. -¡Continua maldición! Me tienes con el alma en un hilo… dime, sé que hay más… No solo su nombre conoces…
-Es un… Van Gulick – chille.
-¿Qué? ¿Es hermano de… Tristan? – grito y se puso a dar brincos como loca. Esa era la reacción que esperaba. - ¡¡¡Oh por todos los Santos del Cielo!!! Es el Mundo una servilleta, ¿O qué?
-Lo mismo pienso, mi Luna… Esto es una locura. Una completa locura. Además de que el tipo es un… Mmmh…
-Su hermano esta para comérselo también… Hoy vino aquí… Oh mierda, casi lo olvido.
-¿Qué? Es tu turno…
-¡¡Evan regreso!! Vivirá… Ah, es primo del tipo del 5to piso, ¿recuerdas que la Sra. Spencer no deja de mencionarlo? Pues él es primo de Evan, que por cierto, hoy se peleó con Jensen…
-¿Cómo? Dilo más despacio y con espacios… Evan volvió, es primo del tipo del 5to piso, y Evan se peleó con Jensen – resumí con agitación. Luna asintió.
-¿Pero cómo? ¿Por qué se pelearon?
-Jensen estaba frente… bueno, Evan y yo, nos encontramos en Central Park, yo fui ahí después de que Chuck se fuera de aquí, no quería estar sola, por eso. Me lo encontré y fuimos a buscar departamento, después a comer, de regreso a aquí, me dijo que su primo vivía en el mismo edificio. Subimos aquí, y en el pasillo estaba Jensen, yo pensé que ya se había ido de aquí, pero no… Bueno, se hicieron de palabras y… se golpearon. Pensé que se matarían, pero llego el primo de Evan, Eric, que por cierto no está nada mal, me dijo que era policía. En fin, él los separo, y se llevó a Evan a su departamento, y…
Luna bajo la mirada.
-¿Qué paso? Jensen y tú… - musite.
-¡No! Yo lo quiero fuera de mi vida, pero no puedo… el sentimiento que aun siento por él es más fuerte que mi razón. Aunque le dije que se largara de aquí.
-Me parece lo más lógico… - comente.
-Después de que Jensen se fue… Toco a mi puerta Tristan…
-¿Cómo dices? ¿Tristan estuvo aquí? ¿Cuánto tiempo?
-Solo unos minutos. No platicamos mucho…
-¿Pero por qué estuvo aquí?
-Bueno, cuando fui a Central Park y me encontré con Evan, mi cartera quedo en la banca donde estaba sentada, no me di cuenta ya que Evan pago todo…
-¡Dios! Sí que fue un largo día para ti…
-También para ti… Bueno, pues eso paso el sábado, el domingo me atragante con palomitas y hoy por la mañana me sentía muy mal…
-Fuiste al trabajo – regañe. Luna no dejaría sus responsabilidades así se estuviera muriendo.
-Si – se sonrojo avergonzada. –Por eso Tristan estuvo aquí, me trajo a mi casa. Neal tuvo la culpa. Él me obligo…
-Si claro – bromee. Luna rió.
-Ok, no puedes resistirte a un Van Gulick – comento.
-Eso es cierto. Su hermano esta… Mmmh – ronroneé.
-Si… dime como es… - pidió sirviéndose más vino.
-De ojos azules, cabello un poco largo. Su voz… música para mis oídos. El Sr. Hopus me dijo que me llevo en sus brazos hasta su despacho. Quiere decir que es muy fuerte.
Luna estallo en risas.
-Supongo que es de familia cargar a las chicas. Tristan me tomo entre sus brazos también…
-¡¡Perversa!!
-No podemos evitarlo… - me pico con su dedo un hombro.
-Ok, tienes razón, no podemos… Pero es que esos hombres… Estoy enamorada… - gemí.
-Si… ahora al ataque – rugió a broma.

Pase la noche en el departamento de Luna. Reímos y platicamos de todo y de nada. Como en los tiempos de la Universidad. Cuando nos reíamos de tonterías y contábamos cosas perversas acerca de los tipos que nos volvían locas. En este caso, estos tipos estaban más cerca que antes. Era curioso cómo es que esos chicos resultaron ser hermanos, y nosotras a pesar de no compartir ADN, nos sentíamos como hermanas también. Luna era para mí algo más que mi hermana, era parte fundamental de mi vida. Era mi media naranja, mi alma gemela y como muchas veces le dije cuando íbamos a la Universidad, mi Sensei.


Y tanto Luna, como Emily y Jennifer eran muy importantes en mi vida. Y mis entrañas sabían que pronto las cosas se acomodarían, aunque quizá costara un poco de trabajo. Todas merecíamos ser felices. Jennifer era muy feliz, se le veía muy feliz con Rosty, siempre andaba con esa sonrisa coqueta en los labios. Emily… Sabía que pronto ella dejaría de sufrir por el pasado. Todas encontraríamos el camino para ser felices. Podía sentirlo, el destino te quita cosas, pero te reserva cosas aún mejores.


Luna siempre ha dicho: No hay luz sin oscuridad. Y aunque siempre vemos el camino oscuro y tenebroso, no hay que despegar los ojos del objetivo, sonreír. Ser felices. Buscar y ser encontrado.



Alguna vez escuche esto en una película: No tengas miedo de vivir…, no recuerdo que película era. Mi nueva mantra es:


La vida es para vivirla… Y es justo lo que haremos. Vivir…

6 comentarios:

Ale!! cRaZy StAr!! xD dijo...

Mi Beu!!! Mi Hermana!! mi Sensei!! mi alma gemela!! Mi Mejor de las mejores amigas!! Mi Tua Cantante mi media naranja!!! No sabes cuanto agradezco tu amistad, que soportes mis locuras, que leas mis necedades, mis momentos raros algunos tristes otros felices!! Te amooo demasiado!!!! El capi simplemente lo ame!! cada parrafo, cada letra, cada palabra por que es tuya y la brindas con todo el cariño e inspiracion. Te admiro tanto mi Beu en tantos sentidos!!! eres fuerte, tienes un don para escribir lo juro!!! Eres una persona de verdad unica y agradezco a todo lo santo tenerte en mi ajetreada y un tanto desequilabrada vida. Eres mi yang eres mi mitad!!! Te amoooo Que capi resta decirte que Julien me puede donde firmo? xD que el secreto andas hermanos!!! dios quede asi O_O!! y bueno todo y el fin de temporada que puedo decir lo ame!! Espero mas de esta historia que me ha robado la respiracion, me ha hecho reir, llorar, sonrojar, gritar, enloquecer la amo con todo mi corazon!! Desde el primer borrador desde que me dijiste la idea, desde el inicio mi vida!! Aun recuerdo tantas cosas cuando me diste esos capis en mi mano y que atesoro con mi alma... cuando nos conocimos por primera vez... son tantos recuerdos mi Beu que no podria describirte cuanto me importas y cuanto es que te quiero!! un año ya de risas, locuras, perversiones, desveladas, lagrimas y muchoo Te amoooo

&Twinin Cullen& dijo...

haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, que padre me encanto el final estuvo genial, y omg los hermanos Van Gluick haaaaa son sexy jajaja, woooooooo, en verdad esta primera temporada la ame, la amo, y la seguire amando, en verdad que si, desde que descubri el blog he quedado maravillada, Bamh gracias por haber escrito esta genial,hermosa,linda, historia, y solo dire ya quiero la segunda temporada :) jajajajaja y que lindo final. :)

Ada Cullen dijo...

OOOOOOHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!! Beuuuu tu nos quiers matar trayendo a este fic mas tipos diosess.... creo que comenzare a ponerle bombas a esas muejrres aforutanda que tiene a todos losguapos, sexys, calientes y salvajes chicooos... si que esto es una maldita deliciaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaauuuuuu!!!!!!!!!!!!
y que puedo decir vaya sopresa Juls niño invieete una fortuna en este bar... DD aaaaaaa ya quieor saber mas de maldita delicia por fgavoooor mas mas mas ....
pronto exttañare a estas chicas y su s locuras y el sexo locooooo
grande SENSEI GRANDE

VioletaHerondale dijo...

La primera temporada, infartante y llena de hermosos adonis! Telhu misericordioso! Beu!! no puedo describirte qué emoción con los últimos capitulos! Santo mundo de servilleta!

Ok vivamos la vida, matemos a la Nata, quedemonos a Lex y divirtámonos con Chuck, Patrick y Jensen!! delicious & Damn

So damn and delicious!!!

Violet dijo...

Siiiii!!!! termine de leer estaprimeratemporaa y me encantooooo!!!! que hombres tan ricos mmmhh!!! aun no me de ido x ninguno asi que me los rotare para sonar!!!! jaja! Beu. uchas gracias por esta historia ahora si a devorar la segunda temporada!!!!!

Ale!! cRaZy StAr!! xD dijo...

Hola a nombre de Beu!! puedo decirte que Maldita Delicia continua de infartooo!!!! Gracias por pasarte a leer ;D

Las chicas del Té de Lemmon

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...