octubre 02, 2010

Maldita delicia. Capitulo I - Emily Wildest -

1. Amigas

Emily Wildest

-¿Qué tal señorita Wildest? – me saludo la recepcionista de la Universidad en donde trabajaba. Era una escuela privada. Donde las clases solo eran impartidas a un solo genero. Grupos de puras chicas y grupos de puros chicos. No entendía que ganaban con eso, pero la paga era buena.
-Hola, Mina, voy da salida. ¿Algún recado?
-Si, el profesor Luka dejo mensaje en su cubículo.
-Gracias.

Al llegar a mi cubículo estaba Dorian Luka desnudo recargado en mi escritorio.
-¿Qué demonios? – dije una vez que cerré con seguro mi pequeña oficina.
-Hola, preciosa – torció una sonrisa que humedecía.
-Responde mi pregunta Dorian – exigí.
-Solo quería desearte un buen fin de semana, ¿acaso eso es malo?
-¿Qué hubiera pasado sino hubiera entrado yo aquí?
-Nada, no hubiera pasado nada. Nada de lo que pasara a continuación Emily.

Cuando decía mi nombre de esa manera, no podía negarle nada. Se acerco lentamente, mirando mí escote, después mis ojos y mis labios.
-Luces deliciosa con esa falda larga… como Lisa Cody, la de House.-¿Eso tiene que excitarme, Luka?
-No, lo que tiene que excitarte es esto… - su mano fue hasta mi escote y acaricio mis senos.
Cerré los ojos y deje que me tocara.


Después de que me tomara un par de veces en mi escritorio y de gritar con tanta fuerza que seguramente más de uno salio corriendo del pasillo pensando que mataban a alguien, mi cuerpo jadeaba sobre su musculoso pecho, estaba montada sobre él, encima de la silla de mi escritorio.
-Mmm, esto estuvo… - acaricio mi espalda.-Calla Dorian, no arruines el momento – le dije mordiendo su cuello.
-Bien…

Nos vestimos en silencio, miraba como su trasero firme y redondo era cubierto por un pantalón negro y una camisa color perla cubría su musculoso pecho. Unos pequeños arañazos se dibujaban en su espalda, mis marcas.
-Eres una salvaje, Emily – dijo abotonando su camisa.
-Lo se… - termine de vestirme, me calcé mis zapatillas. Camine a la puerta de mi oficina. –Nos vemos luego, Dor – abrí la puerta.
-¿Qué? ¿Ya me corres?
-Si, tengo prisa y aun tengo que revisar un par de cosas más. Nos vemos luego, ¿ok?
-Solo si el encuentro es igual al de hoy, preciosa – dijo Dorian antes de salir y robarme un beso que me dejo sin aliento.

Suspire una vez que lo vi desfilar por el pasillo. ¡Oh si! Ese era mi colega en el instituto, al menos el más atractivo, el único de hecho. Los demás eran montones de fósiles. Él era el entrenador de futbol americano y en serio deberían verlo pitando con el silbato y regañando a los chicos… Mmmh, me mojaba de nuevo de solo recordarlo.

Mi vida transcurría sin contratiempos. Era profesora de sexualidad, algunas veces confidente de los chicos de la Universidad. Claro que no enseñaba las típicas clases de “Absténganse hasta el matrimonio”, eso estaba pasado de moda, podías divertirte claro, con responsabilidad, no queremos más mocosos corriendo por las calles jalando las manos de madres adolescentes, que apenas sabían atarse las cuerdas de los zapatos.

Mis amigas… No podía evitar sonreír y sacar un suspiro de mi pecho al recordar a esas tres locas. Empezando por Lunática y Retonta -que diga Renata- ambas eran como dos gotas de agua, incluso terminaban las frase una de la otra, eso me daba miedo, por eso eran unas psicópatas para mi. Jennifer era parecida a mi, no tanto como Luna y Renata, éramos parecidas pero en un plano normal, por decir algo. Disfrutábamos del sexo tanto como de una charla en una cafetería.

Las conocí desde la Universidad y a pesar de no tener la misma edad nos llevamos muy bien desde el principio. Soy la más grande de las tres, su madre consejera según ellas. Una madre totalmente loca y depravada, según Luna. Una madre adicta al sexo, según Renata. Una madre sexy, según Jennifer. Las amaba a todas y a cada una, sin importar que tan raras fueran.

Mire el reloj de mi escritorio… ¡Las ocho menos treinta de la noche! Joder, tanto tiempo nos la pasamos cogiendo… Las chicas iban a matarme. Como pude tome mis cosas, los archivos pendientes y los trabajos de mis alumnos. Corrí por el pasillo hasta las escaleras que me llevaban a la salida de la Universidad. Le mande un mensaje a Jennifer antes de tomar el autobús a mi pequeño hogar. Sabia de ante mano que ella ya sabia el porqué de mi tardanza.

Llegue cerca de las nueve treinta a mi casa. El autobús había tardado en pasar, ¿Por qué cuando una lleva prisa todos los medios de transporte o van hasta el copete o no pasan a tiempo?

Al entrar a mi casa, avente mis cosas a la sala. Desvistiéndome me dirigí al baño.
Estaría lista en menos de lo debido, y aun así estaría hermosa como siempre. Hoy seria una gran noche, lo podía sentir… quizá en mi estómago o quizá entre mis piernas. No lo se. Pero hoy seria una gran noche para todas. Al fin y al cabo éramos mujeres preparadas para enfrentar la vida y los obstáculos de ésta, con la frente en alto sin ningún impedimento para triunfar.

Salí de mi casa, lista para la acción de la noche que refrescaba mis mejillas. Tome un taxi, le indique a donde me dirigía, el chofer no pasaba de los 40 años y estaba como quería. Me lanzaba miradas lujuriosas por el espejo retrovisor, yo me divertía devolviéndole la mirada y mordiendo mis labios teñidos de un rojo sangre.

-Por aquí esta bien, guapo – le dije. Si tenia suerte no me cobraría los 35 dólares que marcaban el taxímetro. -¿Cuánto te debo?
-Nada, al contrario. Yo te debo a ti… gracias, puedo morir feliz – dijo seductor.
-Gracias – le dije sonriendo y baje del auto.

Las chicas estaban en la entrada… Como dije antes, esta seria una gran noche.

5 comentarios:

Ada Cullen dijo...

OOOOH mi moooritaaaa me dejas con ansias de concoer a rtonta y lunatica jajja quieor una maestra comoEm eserio te la yu nou mies de besiiitooos mordelones

Angy dijo...

¡Hola! Que lindo esta tu blog.¿Quieres afiliarte sigo y me sigues?(mi blog es en ingles,ay traductores en el pagina) Visitalo, y si te animas avisame.. http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

Teles dijo...

Zas! Menudo regalazo ese Dorian !!! :-)
Me encanta Emily!!! Ahhhh! Voy a seguir leyendo!!!
Besos
T.

VioletaHerondale dijo...

Ángeles! con Dorian ufff! pero no, no desistiré hasta que tenga a Lex! (si se puede de esa forma o mejor) moriré feliz xD

Violet dijo...

yo quiero un colega asi!!! esa Em se me hace que es la que mas se divierte...

Las chicas del Té de Lemmon

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...